El futbol mexicano será investigado y esto puede afectar la relación comercial de los equipos

  • La Cofece anunció una investigación sobre posibles prácticas monopólicas en el mercado de jugadores

  • La pesquisa durará entre 30 y 120 días, y tiene cuatro opciones de aplazarse

  • Se considerarán ilícitas de prácticas en contratos, convenios, arreglos o combinaciones

Este miércoles, en el Diario Oficial de la Federación se dio a conocer que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició una investigación por presuntas prácticas monopólicas en el mercado de transferencia de jugadores en el futbol mexicano.

Dentro del documento se expuso que se analiza “la posible realización de conductos de prácticas monopólicas absolutas detalladas en el artículo 53 de la Ley Federal de Competencia”.

Esta normativa indica que se consideran ilícitas las prácticas, consistentes “en contratos, convenios, arreglos o combinaciones”, entre agentes económicos que modifiquen el mercado a su beneficio.

Por lo tanto, la práctica conocida como ‘Pacto de Caballeros’ en el futbol nacional, conocida como una especie de arreglo informal entre los dueños de los equipos donde se establece que jugadores están vetados, así como cuales no pueden negociar un contrato sin consentimiento previo del directivo, podría quedar erradicado.

En tanto, la investigación de la Cofece durará entre 30 y 120 días, de acuerdo con la publicación; además de que el periodo de trabajos podrá ser ampliado hasta por cuatro ocasiones, indicó la Comisión.

Hace unas semanas, derivado de una entrevista con Fidel Kuri, presidente del Veracruz, otorgada a ESPN acerca del despido del director técnico Guillermo Vázquez en el que se hizo una declaración polémica acerca de dobles contratos, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ordenó una auditoría al torneo local.

En caso de que los resultados no sean favorables a los equipos de la liga mexicana, su imagen y reputación se verían afectados, tanto con los aficionados así como con sus patrocinadores ya que la imagen de malas prácticas no empatarían con los valores de algunas marcas.

Sobre todo, en una competencia en la que los socios comerciales tienen demasiado peso en los equipos, los cuales cuentan con una exposición importante en los uniformes así como en los estadios de futbol.