Previo a la llegada de todo este problema que conocemos como la pandemia del Covid-19 o el coronavirus, el comercio electrónico ya venía mostrando avances considerables con respecto a su adopción por parte de marcas y de los consumidores, así como en los números que lograba generar, por ejemplo, cifras compartidas por eMarketer revelan que en 2018, en Latinoamérica, logró aportar 53.2 mil millones de dólares en ventas para los retailers de la región y para 2019 esa cifra avanzó 61.55 mil millones de dólares; por su parte, la penetración del e-commerce a nivel mundial se encontraba en 38.1 por ciento en 2018, mientras que para el 2019 la cifra avanzaba a 42.8 por ciento, estos porcentajes se traducían en 2.7 y 3.1 mil millones de usuarios en esos años, respectivamente.

Para este año, era de esperarse que las cosas siguieran avanzando a la misma tasa que se había venido registrado tanto en penetración como en ingresos por ventas, sin embargo, posiblemente nadie contaba con que llegaría un virus que forzaría a millones de personas a recluirse en sus hogares y cambiar considerablemente sus hábitos de consumo y la forma en que realizan sus compras, beneficiando en cierta forma con ello a los distintos negocios que presentan la opción de compras en línea y dando un empujón general a todo el concepto del comercio electrónico.

El estado del e-commerce durante la pandemia

Respecto al tema de los hábitos, el cambio más claro es el que más personas han tomado la decisión de optar por las compras online para evitar salir a la calle y exponerse al coronavirus, en el caso de México, hemos compartido en ocasiones anteriores que ha incrementado la frecuencia de compra de los consumidores en un 25 por ciento dentro de los portales de los supermercados y que, según la AMVO, en el país ya 8 de cada 10 compradores perciben que el generar compras de productos o servicios vía comercio electrónico es algo / muy seguro.

Como resultado de lo anterior, tal como se observa en la gráfica de abajo, destaca que en el caso de México, Kantar ha logrado identificar que los ingresos del e-commerce en medio de la pandemia (hasta abril) han crecido un 900 por ciento.

Imagen: Statista

Por otra parte, a nivel Latinoamérica, los ingresos del e-commerce han crecido un 230 por ciento, es decir, se han duplicado debido al coronavirus. No obstante, también destaca que la disposición de los consumidores en la región para recurrir a las compras online ha incrementado un 78 por ciento (cifra registrada hasta abril) debido a este mismo problema.

Como podría entenderse, un escenario así representa una buena oportunidad para los negocios que ya tienen presencia online y para los que están considerando hacerlo, por ejemplo, tenemos recientemente el caso de Miniso en el país, que han decidido capitalizar la oportunidad acelerando el lanzamiento de su portal para el comercio electrónico.

Otra marca que ha hecho lo propio, según reporta Reuters, es la tecnológica Xiaomi. A inicios de este mes lanzó en la India una plataforma de e-commerce llamada Mi Commerce, con el fin de impulsar sus ventas en este mercado mientras las personas permanecen en sus casas. Con su plataforma, las personas pueden consultar los productos disponibles en las tiendas cercanas a la zona del usuario y generar órdenes de compra.

No obstante, no solo en México o en la India se ven acciones de este tipo, también en todo el mundo las hay y no precisamente abriendo tiendas online en todos los casos, que dicho sea de paso, es un fenómeno que probablemente ha ocurrido y que se ve reflejado en cómo se ha visto impulsado el valor de las acciones de empresas como Shopify, especializadas en el desarrollo plataformas para la gestión de tiendas online.

Como ejemplo de lo anterior, fuera de las tiendas en línea, está el esfuerzo de Mercedes-Benz reportado por DigiDay, la marca automotriz lanzó una campaña en la aplicación WeChat, en China, que permite a las personas tener una vista interior de 360 ​​grados de su SUV GLB, se trata del desarrollo de una experiencia online para motivar las compras del vehículo.

Así pues, el comercio electrónico está teniendo un momento importante con todo y que también puede presentar retos para las marcas, en estos meses y para los que vienen, el tráfico a los distintos sitios sigue aumentando, solo en marzo 14 mil millones de visitas a nivel mundial se generaron para los sitios de los retailers. Pero, ¿será este un evento que dejará huella en el e-commerce cuando todo el problema quede atrás?

El estado del e-commerce después de la pandemia

A decir de firmas como Essential Retail, se estima que el coronavirus tendrá un impacto a largo plazo dentro de los hábitos de compra de los consumidores, provocando con ello una aceleración en el cambio hacia el comercio electrónico. Esta afirmación se corrobora con lo identificado por Kantar en algunas regiones del mercado europeo, la firma señala que la proporción de personas que realizan el 50 por ciento o más de sus compras totales en línea ha crecido entre un 25 y un 80 por ciento desde que se desarrolló el problema del coronavirus, pero además, señala que 60 por ciento de los consumidores consultados tienen la intención de continuar comprando a esa misma escala en línea una vez que la pandemia haya pasado, cifras similares o superiores podrán existir en los mercados a nivel global.

Lo anterior nuevamente indica que existe una oportunidad importante para las marcas y empresas que se sumen a esta tendencia de adoptar el comercio electrónico o que ya están ahí pero no hay podido trascender tanto por no vender productos esenciales, especialmente si quieren recuperar el terreno perdido ante la compra de productos que sí se pueden considerar esenciales. Retomando nuevamente lo señalado por Essential Retail, se estima que las diversas categorías de productos más allá de los esenciales en el e-commerce, tendrán un repunte a los niveles que ya tenían o incluso más elevados una vez que acabe la pandemia.

Lo que es un hecho, es que todo este escenario ha logrado destacar la importancia que tiene el apartado digital de los negocios, sin duda, más de una empresa ha podido comprobar que tener una tienda en línea puede llegar a ser crucial en tiempos extraordinarios como estos, pero también puede ser un buen recurso en un contexto normal.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299