Este martes por la tarde, una gran cantidad de personas alrededor del mundo generaron especial expectativamente el lanzamiento del Falcon Heavy, el nuevo cohete de la empresa SpaceX, propiedad de Elon Musk, cuya misión es realizar un vuelo de prueba que demuestre las cualidades de carga y transportación de este vehículo espacial que promete ser el más potente que se cuente dentro de la industria en Estados Unidos.

De acuerdo con The New York Times, este modelo permitirá a la empresa SpaceX ampliar su negocio al tener la capacidad de transportar cargas útiles de gran peso al espacio, hecho que será bien recibido por la NASA y la Fuerza Área en Estados Unidos.

Lo interesante es que esta prueba de lanzamiento se convirtió en una interesante estrategia de comunicación y content marketing que logró incluir en la comunicación a Tesla, línea de negocio que aunque con un enfoque oralmente distinto también pertenece a Musk.

Alrededor de lo que pudo ser un lanzamiento de prueba rutinario, se creo toda una historia. Dentro del nuevo cohete se introdujo el automóvil deportivo Tesla Roadster, con la intención de que este sea el primer auto que gire alrededor del Sol en una órbita permanente hasta llegar a Marte, planeta en el que Elon Musk piensa que es posible construir la ciudad del futuro.

Pero esto no esto, la acción ha buscado generar empatía al desarrollar un personaje alterno al vehículo. Se trata de Starman, un muñeco con traje de astronauta que con una mano al volante del auto eléctrico, despegó al interior del cohete acompañado de la canción Space Oddity de David Bowie.

Al interior de la nave especial se han colocado una ser de cámaras que buscan entregar una visión más completa de lo que será el recorrido del cohete y el vehículo que lleva en el interior.

La acción se ha convertido en un interesante esfuerzo de content marketing para la firma que con la etiqueta #FalconHeavy generó 93 mil 833 impresiones con un total de 81 mil 672 cuentas alcanzadas, según estimaciones de TweetReach.

Aunque el tema central es el cohete y su potencia, el vehículo eléctrico y la marca Tesla no han sido ajenos a la conversación, hecho que demuestra como de algo rutinario se puede capitalizar en una interesante acción que refuerce la comunicación de la marca.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299