El changarro sigue siendo el rey

México, D. F. Las tiendas tradicionales son y seguirán siendo parte fundamental del entorno nacional de productos de consumo y, debido a su cercanía con el consumidor, representan en términos cualitativos y cuantitativos el pulso de la nación.

Las empresas Accenture junto con GS1 y Storecheck realizaron por primera vez durante 2011 un estudio de inteligencia para reportar el pulso de la economía desde los changarros mexicanos. De acuerdo a Laura Mayo, directora de comunicación de Accenture, este proyecto nació para contrarrestar la falta de información de este lado del mercado mexicano: “Nace para acabar con el síndrome de Caja Negra en el changarro, se puede decir que ‘iluminamos’ la estrategia del canal tradicional”.

“Nuestra experiencia nos dice que  el “changarro” puede llegar a representar entre el 40% y 85% del consumo en México. Sin embargo, por falta de información hay un menor enfoque en este canal en términos de desarrollo producto y modelos de servicio”, afirma GS1.

El changarro dice…

De acuerdo al estudio, debido a la pérdida de poder adquisitivo, los hogares mexicanos migraron de los canales modernos hacia los canales tradicionales, como misceláneas, tiendas de abarrotes y los pequeños comercios próximos a sus hogares o centros de trabajo.

Todos los sectores de la sociedad recurren al changarro, pero por diferentes motivos y con distintos patrones. Los hogares del sector residencial, ante la incertidumbre y las malas noticias, buscaron espaciar las compras con motivo de despensa en tiendas modernas. Por esta razón se incrementó su frecuencia de visita al canal tradicional.

Las familias de clase media cayeron en el agotamiento de su propia alacena, debido a sus intentos por cuidar el efectivo, y acudieron al changarro para suplir sus compras de autoservicio/club de precios.

Los hogares populares reaccionaron de forma menos predecible. El segmento se vio obligado a reducir el número de visitas a comercios modernos y empezó a depender de pequeñas compras frecuentes en la tienda de la esquina.

El gasto promedio por ticket se ha mantenido casi sin cambio desde el 2008, es claro que estas familias han perdido poder adquisitivo y que no lo han recuperado. Por lo tanto, requieren un enfoque especial de parte de los fabricantes, tanto en productos como en modelos de servicio. Ninguno de los dos segmentos ha regresado a los niveles pre-crisis.

El incremento en el ticket promedio en el sector popular refleja la inflación, pero en mayor medida, una recomposición del perfil de compras.

Los artículos de FMCG (fast moving consumer goods -artículos de alta rotación), incluyendo bebidas, lácteos, botanas, dulces, helados y cigarros, son el motor del negocio tradicional, ya que aparecen en la mayoría de las ocasiones de compra y generan más del 80% de los ingresos del tendero. 

Este incremento en frecuencia de compra y en la penetración representan una oportunidad para dirigir estrategias de productos, precios y exhibiciones mucho más orientadas a las características del consuno en el canal tradicional.

Con lo anterior se concluye que a partir de 2010 el sol vuelve a brillar, y aunque es tenue, las familias mexicanas tienen expectativas positivas, no sólo de la situación del país, sino de su situación personal.

Puntos sobre el changarro en México

-Es el pulso  económico del país.  El tendero de la esquina sabe antes que cualquiera cuando hay escasez o desempleo y puede predecir, cuando vuelve a brillar el sol. Conocer al changarro, es conocer al consumidor mexicano.

-Artículos de alta rotación, como bebidas, lácteos, botanas, dulces, helados y cigarros, son el motor del negocio tradicional, ya que aparecen en la mayoría de las ocasiones de compra y generan más del 80% de los ingresos del tendero.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299