El CEO de Nike, el corredor somalí y la última decisión de Trump

Internacional.- Cada vez son más las marcas que se están manifestando en contra de las políticas de Donald Trump en los Estados Unidos, especialmente en las que tienen que ver con la diversidad religiosa y cultural.

El presidente de Nike, Mark Parker, condenó la orden ejecutiva de Donald Trump de prohibir el ingreso a Estados Unidos desde ciertos países de mayoría musulmana por 90 días. Lo hizo en un correo electrónico interno que envió al personal el domingo 29 de enero por la noche, horas después de la decisión del magnate.

El texto, según él mismo expresa, fue “motivado” por la “poderosa declaración ” de Sir Mohamed Farah Aidid, el corredor somalí –que corre para UK– es representante de la marca y se sintió directamente afectado por lo dispuesto por Trump, publicó Business Insider.

El cuatro veces medallista de oro olímpico Farah, nacido en Somalia antes de trasladarse a Inglaterra, calificó la prohibición de Trump como “ignorante y prejuiciosa”, en una declaración publicada en Facebook.

“La Reina me hizo un caballero, Donald Trump me hizo un extraterrestre”, publicó Farah.

Volviendo al mensaje del CEO de Nike, Parker pidió al personal que defienda los valores de la marca para celebrar la diversidad, algo que, según dijo en el texto, están siendo amenazados por la decisión del presidente de suspender todo el programa de refugiados de Estados Unidos e imponer una prohibición de 90 días a los ciudadanos de Irán, Irak, Libia y Somalía, Sudán, Siria y Yemen.

“Nike cree en un mundo donde todos celebren el poder de la diversidad”, dijo Parker. “Independientemente de qué adoran, de dónde vienen o a quiénes aman, la experiencia individual de cada uno es lo que nos hace más fuertes como un todo”.

El corredor de larga distancia británico está entrenando actualmente en Etiopía y expresó sus preocupaciones sobre no poder regresar a su casa en Oregon (EE.UU.) mientras la prohibición esté en vigor. “Es muy preocupante que tenga que decirles a mis hijos que papá puede regresar a casa porque el Presidente introdujo una política ignorante y prejuiciosa”, expresó.

“Lo que Farah siempre tendrá –algo con lo que toda la familia Nike siempre podrá contar– es el apoyo de esta empresa. Haremos todo lo posible para garantizar la seguridad de todos los miembros de nuestra familia: nuestros colegas, nuestros atletas y sus seres queridos”, apuntó Parker en el correo.

Para finalizar, el CEO de Nike dijo: “Ahora, más que nunca, luchemos por nuestros valores y permanezcamos abiertos e inclusivos como marca y como empresa”.

¿El nuevo Jobs?

Parker es uno de los CEO más exitosos del mundo. De hecho, muchos dicen que puede ser el próximo Steve Jobs. Basta un dato: desde que está sentado al frente de Nike, los títulos de la empresa se revalorizaron un 500%. La estrategia “made in Parker” está basada en dos ejes: vínculos transversales con cada una de las categorías deportivas y la innovación y la tecnología.