El caso de discriminación de Marriott en el Caribe

Marriott se negó a subir a personas que no eran sus clientes a una embarcación durante el paso del huracán "José" por la isla de St. Thomas

Marriott Hotel
Imagen de Bigsotck

En los últimos días los países e islas que se encuentran en el Caribe sufrieron los estragos de la temporada de huracanes en el Atlántico; en primera instancia “Harvey”, seguido de “Irma” y luego “José” han afectado las condiciones regulares de la vida en la región, por lo que diversas autoridades, marcas y personajes han sumado esfuerzos para ayudar a los damnificados tras los desastres.

Asimismo, debido a las condiciones naturales del lugar, un importante número de turistas se encontraban de visita cuando los fenómenos naturales azotaron las diversas localidades, ante la imposibilidad de regresar a sus lugares de origen, debieron resguardarse en los distintos lugares donde se alojaron.

Este momento que debió ser aprovechado por las marcas hoteleras, así como otras firmas del ramo, además de otros rubros para brindar apoyo y asistencia a las personas ante el riesgo que representaba el paso de los huracanes, fue desaprovechado por Marriott y no solo eso, sino que afectó su imagen y reputación.

La noche del viernes de la semana pasada, el huracán “José” arremetía contra la isla de St. Thomas, Islas Virgenes, por lo que turistas y habitantes se resguardaron para sobrevivir ante la inclemencia del fenómeno natural; debido a ello, la cadena de hoteles envió un barco para rescatar a las personas que se encontraban en el puerto de esa ciudad, previo a que “José” tocará tierra, hasta ese momento, el acto correspondía al compromiso y valor de la marca con sus clientes y el lugar donde está instalado.

Sin embargo, el ingreso a la embarcación solo fue permitida a los huéspedes del hotel, el resto debió permanecer en ese muelle, a la espera de otra unidad de socorro. Una publicación en Facebook de la usuaria Naomi Michial Ayala, informaba de la negativa por parte de Marriott para dejar abordar a las personas, además de indicar la capacidad de la nave y de los lugares ocupados, y los desocupados.

Según reportes de prensa la nave dejó en el lugar a 35 personas, aún cuando permanecer allí representaba un riesgo para su vida. Por lo que respecta a la cadena hotelera, se intentó desligar de las responsabilidades en las autoridades portuarias. “No pudimos ayudar y así como estamos tan agradecidos que pudimos transportar a nuestros huéspedes, nos entristece que no pudimos hacer lo mismo para más personas”, indicó Marriott a través de un comunicado.

Para la marca, este caso representó afectaciones a su imagen y reputación ya que en un momento en el que peligraba la vida de las personas, más allá de sí eran clientes o no, la mala decisión provocó reacciones negativas en redes sociales, además del imaginario de las personas.