El Buen Fin: frenesí de consumo… pero también de riesgos, ¡ten cuidado!

Arrancó de manera oficial El Buen Fin, estrategia creada con la finalidad de reactivar la economía fomentando el consumo, mediante promociones, pagos diferidos y precios especiales.

Si bien, en México este tipo de acciones aún no tiene el impacto como el Black Friday o Cyber Monday en Estados Unidos, o el Singles Day en China, ya se ven algunas muestras de un frenesí del consumo.

Sólo el año pasado generó ventas por más de 93 mil millones de pesos, según cifras de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

Para la octava edición del Buen Fin, que se celebra entre el 16 y 19 de noviembre, las compañías establecimientos y marcas participantes implementarán diversas acciones de marketing como descuentos o, en el caso mexicano, meses sin intereses con tarjetas bancarias.

La meta está fijada en en los 97 mil millones de pesos, un crecimiento del 5 por ciento, respecto a la edición anterior, según cifras del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Desde las primeras horas de este viernes ya se comenzó a dar el frenesí de ventas, pero los consumidores deben estar atentos, pues existen riesgos que, más que aprovechar una oferta podría por dañar su economía.

Aquí algunos datos a los que deben prestar mucha atención:

1. Cuidado con las compras en línea

Según datos de Kantar TNS, el 88 por ciento de los consumidores participará en el fin de semana, y se prevé que entre las formas de compra que más actividad registren será el e-commerce y m-commerce.

Por ello, organismos como la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) recomiendan evitar hacer transacciones a través de equipos de cómputo compartidos, y como contramedida, el conservar los comprobantes de compra para cualquier aclaración.

Los consumidores tienen más confianza en las ventas en línea, durante el Buen Fin de 2017, este tipo de comercio registró ingresos por 2 mil 484 millones de pesos, 43 por ciento más que un año anterior, de acuerdo con Deloitte.

2. Protección de datos

De hecho, es importante que las personas estén “alerta de cualquier producto tecnológico”, de acuerdo con Laura Jiménez, Directora Regional de Darktrace para América Latina.

La especialista además recomienda que los minoristas deben “asegurarse que cuentan con habilidades capaces de detectar amenazas en sus redes”. Esto, debido a que diversos especialistas señalan que El Buen Fin es un blanco fácil para los ciberdelincuentes.

Se advierte que se pueden presentar “estafas de vendedores que prometen ser legítimos”, e incluso ataques a “los nuevos gadgets y electrodomésticos inteligentes” que se puedan adquirir.

3. Fraudes a tarjetahabientes

De acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el año pasado se pagaron en tarjetas de débito y crédito, 60 de cada 100 pesos, un dato que indica que esta forma de pago está creciendo en preferencia entre el consumidor.

Parece bueno, pero hay que tener presentes ciertos riesgo, sobre todo con los meses sin intereses. Hay que recordar que recientemente el Banco de México anunció un ajuste a su tasa de referencia del 8 por ciento, la tasa más elevada desde 2011, algo que sin duda impactará en los productos con tasa variable (como las tarjetas de crédito).

Además, la compañía de análisis de datos FICO advierte que las iniciativas como el Buen Fin son tomadas como pretexto para que muchos delincuentes lo aprovechen para cometer fraude, entre ellos encalar a los clientes para realizar pagos a cuentas controladas por estafadores.

Cabe destacar que entre las categorías que mayor crecimiento en ventas registran durante las promociones del Buen Fin son las categorías de Tecnología y Hogar, pues alcanzan cerca del 20% de sus ventas totales anuales, desplazando a diciembre que era el mes con mayor relevancia en ventas para dichas categorías”, indicó David Jaime, Director Ejecutivo de Negocios Al Menudeo de NPD México.

4. Atención al retailer en el que compras

Es frecuente irnos por el impacto de una promoción por descuento o meses sin intereses, pero hay que tener cuidado y leer bien las condiciones en los que las empresas, en particular las cadenas de retail ofrecen sus productos.

Ejemplo de lo anterior es el resultado del operativo de vigilancia que la Profeco emprendió el año pasado, en el que año pasado fueron Sears, Martí, Sanborns, Walmart y Coppel los proveedores más sancionados.

De hecho, el organismo informo que desde este viernes tiene activo su monitoreo de precios a través de mil 500 servidores públicos para atender a los consumidores.