El apocalipsis retail no llegó a Alemania: ¿cuál es su estrategia?

El traslado de ventas desde las tiendas físicas a las virtuales se ralentizó en Alemania. Podría ser una luz de esperanza para el retail tradicional. Igualmente, sin reconversión no habrá escapatoria.

retail
Bigstock
  • Alemania no ha sufrido aún el masivo cierre de tiendas minoristas que padecen el Reino Unido y Estados Unidos.

  • Nuevos datos revelan un mejoramiento de las condiciones para el retail.

  • El Apocalipsis podría retrasarse, pero es inevitable.

En 2017, la Asociación Alemana de Comercio Minorista (HDE) advirtió que unas 50.000 tiendas cerrarían a finales de 2020 como resultado de los cambios en los hábitos de consumo de los clientes.

El organismo predijo que la economía número uno de Europa se vería afectada por el mismo apocalipsis retail que obligó a marcas gigantes como Sears, Walgreens y Gap a reducir su tamaño, cerrando cientos de sucursales en los Estados Unidos y Gran Bretaña, y despidiendo a decenas de miles de personas.

En esos países, el declive del sector ha llevado a la quiebra a cientos de minoristas tradicionales en los últimos tres años, ya que estos no pudieron hacer frente al trasvasamiento de clientes hacia las compras en línea.

El pánico se instaló también en Alemania, pero lo peor no llegó. O al menos no llegó en la magnitud que se esperaba. “Hasta ahora, Alemania se ha salvado de lo peor del apocalipsis gracias a una economía en alza, a buenas tasas de empleo, inmigración y el aumento de los salarios, lo que ha impulsado el gasto de los consumidores”, publicó DW.

Esto está permitiendo a los minoristas tradicionales mantener sus objetivos de crecimiento. No se han producido ni un cuarto de los cierres de tiendas proyectados por la HDE.

Pero han habido víctimas. Como la cadena de moda Gerry Weber, que se declaró en bancarrota en enero de 2019 y se calcula que dejará a 450 personas sin empleo.

La presión del mercado a partir de la bajas ventas también obligó a una fusión. Fue en 2018, entre los grandes almacenes Karstadt y Kaufhof. Aunque la nueva entidad conjunta descarto cierres de puntos de venta, sí despedirá a unas 2.600 personas.

A futuro, el panorama no es demasiado distinto al de otros países. Los analistas entienden que el fuerte gasto de los consumidores puede haber enmascarado muchos de los problemas que enfrenta el sector minorista de Alemania, que son similares a los de Estados Unidos o UK.

Una encuesta de la misma HDE dice que entre los minoristas tradicionales, más de un tercio espera que las ventas caigan este año, mientras que otro tercio cree que las ventas se estancarán.

Asimismo, las compras en línea, que representan solo el 11% del mercado minorista total en Alemania, comparado con el 15% en los Estados Unidos y el 20% en Gran Bretaña, continuarán su fuerte trayectoria de crecimiento, con un aumento del 9% en 2019, siempre según la HDE.

retail
Imagen: Bigstock

Amazon y Otto

Amazon, de Jeff Bezos, domina las compras en línea en Alemania junto con el jugador local Otto. Los dos representan casi la mitad del mercado de comercio electrónico del país. Además están Zalando, Notebooksbilliger y MediaMarkt, en ese orden.

El impacto de Amazon en Alemania es similar al que ha producido en otros destinos. Sus fuertes descuentos han obligado a muchos de sus competidores físicos a entrar en guerra de precios, especialmente en productos electrónicos.

Una de las tiendas que soportó el impacto es Ceconomy, el propietario de los minoristas de productos electrónicos MediaMarkt y Saturn, que por las bajas ventas anunció un programa de austeridad que incluye recortes de empleos.

El tiempo dirá qué pasará en Alemania. Pero nadie asegura que el apocalipsis no llegue.


loading...