El 80% del éxito de tu email marketing está en tu cabeza

El email marketing, el envío de correos electrónicos a una base de datos o contactos, de tus clientes o prospectos, tendrá éxito si y sólo si tu cabeza, el titular, lo que escribes en el “Asunto” tiene el poder de llamar la atención para que lo abran.

Una estrategia de comunicación digital, de marketing directo, aún cuando esté bien planteada, tengas una base de datos revisada y depurada, confiable, una excelente oferta, producto o servicio, no alcanzará los resultados que esperas si no son leídos tus correos, es como si no los hubieses enviado.

No me llegó tu mail, tal vez se refiera a “no me tocó” tu mail.

Imagina la bandeja de entrada de tu cliente potencial el lunes por la mañana: ¿treinta, cincuenta, cuántos correos crees que tenga pendientes por abrir? Ahora piensa que entre ellos está el tuyo. ¡Glup! Para ti ese correo es vital y él ni sabe que se lo enviaste. Al pasar su vista por la bandeja de entrada tienes una oportunidad de que se detenga en el tuyo y lo abra, una: o la cabeza que leerá en el Asunto tiene el poder de atrapar su ojo o lo enviará a la fosa común, el Spam.

Lo primero que debes lograr antes de ser un buen escritor o copywriter, es escribir muy buenas cabezas, titulares, encabezados o como gustes llamarles.

Te dejo 5 recomendaciones que te ayudarán a escribir correos efectivos.

Antes de escribir tu correo define con claridad ¿cuál es el objetivo del mismo y qué deseas que haga quien lo lea? Sin resolver estas preguntas ni lo escribas, no servirá de nada.

  1. Apela a la curiosidad. Escribe una cabeza que provoque interés. Por ejemplo, “Así ahorrarás 50% de energía eléctrica”. “Baja 3 kilos en sólo 15 días, comiendo de todo”.
  2. Escribe el beneficio. Dile, de entrada, en qué le beneficia lo que le ofreces. “Sí puedes recuperar una espalda sana”. “3 formas efectivas para que vendas más”.
  3. Utiliza una fecha límite. “Último día para comprar con el 30 por ciento de descuento”, “Sólo quedan 2 becas para aprender a vender más”. Las personas son altamente sensibles a perderse una oportunidad.
  4. Pregunta. De preferencia utiliza preguntas cerradas en las cuales la respuesta mental inmediata sea sí o no. “¿Haces muchas dietas y no consigues bajar de peso?” O preguntas que apelen al interés especial de tu audiencia “Hemos logrado vender más de la meta, ¿por qué no estuviste con nosotros?”.
  5. Apela a los resultados. “Consigue hablar inglés en 5 meses”. “Si no te perdona con este regalo, al menos sonreirá”.

Comienza tu texto explicando lo que escribiste en el “Asunto”, el porqué dijiste lo que dijiste. Dile con claridad qué deseas que haga la persona que leerá tu correo. Escribe párrafos cortos, de tres líneas como mucho.
Asunto: Cuida a las palabras y ellas cuidarán de tu marca.

Agradeceré tus comentarios en Facebook
Hasta el próximo miércoles.