Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Efectos psicológicos de la maternidad en profesionistas

La maternidad moderna ya no una obligación, sino una opción; las mujeres profesionistas presentan efectos psicológicos por presión social.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • La participación de las mujeres en el mercado laboral ha aumentado los últimos años.

  • Sin embargo, siguen prevaleciendo los estereotipos y roles de género respecto a los comportamientos de las mujeres en la sociedad.

  • Ello, sigue generando afectaciones psicológicas cuando las mujeres profesionistas eligen la maternidad.

Hablar de la mujer en México es referirse a a mitad de la población total del país, la cual está teniendo una presencia importante en el mercado laboral, particularmente en los sectores de producción y servicios. De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), la tasa de participación económica de las mujeres los últimos 17 años osciló entre 40 por ciento y 45 por ciento; no obstante, existe una gran brecha de género que en ocasiones se define por la decisión de las profesionistas sobre la maternidad, pero más allá de las discrepancias económicas, se presentan efectos psicológicos por su decisión como: sobrecarga de trabajo, culpa y Síndrome del Impostor.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revelaron que hasta 2020, el país mexicano albergó 126 millones de habitantes de los cuales 65 millones son mujeres y 61 millones hombres y pese a que el acceso a la educación ha aumentado en los últimos años, el 37.2 por ciento de las mujeres con educación media superior y superior no ha tenido la oportunidad de acceder a empleos formales. Ello, aunque la educación de carácter gratuito, obligatorio y laico tenga la obligación constitucional de otorgar oportunidades de desarrollo similares entre hombres y mujeres.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el segundo trimestre de 2021, el 16.4 por ciento de las mujeres ocupadas tenía ingresos inferiores al valor de la canasta alimentaria.

Cuando pasamos las estadísticas a términos monetarios, el ingreso laboral real de las mujeres ocupadas fue de 3 mil 803.92 pesos mensuales, frente a un ingreso de hombres de 4 mil 755.36 pesos mensuales.

La falta de equidad laboral y brecha salarial no es exclusiva de México. En cuanto a números salariales a nivel mundial por cada dólar que gana un hombre, una mujer percibe 77 centavos de dólar, por un trabajo igual, es decir, la brecha es de 23 por ciento. Sin embargo crece de forma abrupta cuando las mujeres laboran y son madres.

Por otro lado, las mujeres realizan al menos dos veces y media hora más de trabajo doméstico no remunerado y de cuidado en los hogares, respecto a los hombres.

En ese panorama se puede concretar que la mujer esta avanzando al alcanzar logros académicos, y con ello, la brecha de genero en participación laboral disminuye, pero no se ha eliminado.

Hoy en día, con los avances en igualdad y equidad en el ámbito laboral es visible que ya no es una cuestión que dependa de los logros académicos, sino de una educación basa en el respeto y en la concientización de la sociedad respecto a los estereotipos y roles de género.

Roles de género en la esfera laboral y los efectos psicológicos de la maternidad en profesionistas

Cuando se habla de roles de género se refiere a las tareas y responsabilidades socialmente asignadas a los sexos y la productividad es una de ellas.

Actualmente, las familias que están dirigidas por mujeres tienden a sacrificar el salario para atender roles de cuidado y tareas del hogar.

Pareciera que el pensamiento en torno a la maternidad a cambiado con el acceso a la educación superior, formación profesional, inserción en el mercado laboral y construcción de trayectorias donde ya no es una opción sino una elección.

“La maternidad se ha convertido en una posibilidad más del abanico de posibilidades del ser mujer, una posibilidad que puede o no ejercerse”, dice Tatiana Sanhueza Morales en su texto “De prácticas y significancias en la maternidad, transformaciones en identidad de género en América Latina”.

No obstante, aunque parezca que los paradigmas han cambiado con la educación y acceso al mercado laboral existe una brecha de igualdad y equidad de genero que repercute en la salud mental de las mujeres.

De acuerdo con Adriana Ortíz, psicoanalista y miembro de Sociedad Psicoanalítica de México y Asociación Psicoanalítica Internacional, una de las cosas que ha visto en terapia con mujeres profesionistas y que repercute en su salud profesional es una sobrecarga de labores por cuestiones de genero. Una mujer que trabaja pareciera que todavía es una mujer que tiene que llegar a su casa a ser las labores domésticas, que tiene que llegar a ver las necesidades los hijos y que eso le hace mucho más difícil su rendimiento dentro del aspecto laboral”.

Por otro lado, cuando las mujeres profesionistas son madres en el aspecto psicológico sienten culpa.

“A mí me asignaron ciertos roles y a mí me dijeron históricamente que debo dedicarme al hogar y al cuidado de los hijos y que esa es mi función como mujer. Aunque muchas digan bueno yo ya no creo en eso, inconscientemente, la sociedad ejerce una presión sobre ti”, dijo Adriana Ortíz.

Otro efecto psicológico es el Síndrome del Impostor, que refiere a cuando una persona piensa que sus logros y triunfos son producto de un “golpe de suerte” o de la ayuda de los demás.

“Yo me saboteo precisamente por estas series de presiones sociales porque yo no creo que sea lo suficientemente capaz porque creo que es una “cuestión de suerte” o que me llevo muy bien con alguien tengo un puesto alto”, dijo la psicoanalista.

De esta forma, muchas mujeres suelen abandonar o estancarse profesionalmente porque sienten que tienen que cumplir con la demanda social. Sin embargo, el tener hijos involucra tanto a hombres como a mujeres, en ese sentido, algunas empresas están dando a los varones licencias de paternidad.

Desde la perspectiva del psicoanálisis para que las mujeres eliminen estos estereotipos y roles de género tienen que entender que el ser mujer no es sinónimo de ser madre y tampoco es su única función; cuando se sienta culpa es necesario dar a entender a los hijos que se sale a trabajar en busca de un sueño; al estar realizadas profesionalmente se tendrá una mejor relación de motivación con los hijos y pensar “yo les estoy dando una mejor calidad de vida”, concluyó la doctora Ortíz.

Algo reducir los impactos psicológicos de la maternidad es entender que las necesidades y objetivos cambian. Por ello, es necesario tener un trabajo que satisfaga las demandas emocionales y profesionales.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores