Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Educación superior en México y el negocio del prestigio marca

Egresados de educación privada en México adquieren mejores empleos y salarios por prestigio de estrategia de instituciones.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
bienes raíces
  • La educación superior privada en México ocupa un millón 751 mil 183 matrículas.

  • La cobertura de la educación pública solo llega a 8 de cada 10 estudiantes universitarios, lo que deja una apertura del 2 por ciento a los privados.

  • Las universidades privadas ofertan educación y estrategias de competencia que generan prestigio y distinción.

Debido a la desigualdad y a la segmentación de la educación superior en México, el sector se consolida como una oportunidad de negocio, la cual hasta ahora, abarca un millón 751 mil 183 matriculas de un total de 4 millones 30 mil 616 en toda la República Mexicana. El prestigio de las universidades, vistas como una marca, generan reconocimiento social o profesional entre los empleadores que reconozcan alguna cualidad profesional de los egresados de ciertas instituciones.

La educación superior es un pilar fundamental para la evolución y mejora la de la situación económica del país, ya que constituye la prosperidad futura de la sociedad mexicana, pero las condiciones son una oportunidad de inversión.

De acuerdo con el Anuario Educación Superior – Técnico Superior, Licenciatura y Posgrado realizado por la Asociación nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en el periodo 2020-2021, el total de las matrículas de la educación superior pública fueron un total de 3 millones 232 mil 021; en cambio la educación superior privada abarcó un espectro más pequeño que alcanza un millón 751 mil 183 matriculas.

El mercado en México es enorme ya que de 126 millones 14 mil 024 habitantes que residen en México, de los cuales 33.6 millones de personas entre los 3 y 29 años estuvieron inscritas en el ciclo escolar 2019-2020, es decir, 62 por ciento del total. De ellas, 740 mil (2.2 por ciento) no concluyeron el ciclo escolar: 58.9 por ciento por una razón asociada a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19 y 8.9 por falta de dinero y recursos.

El 89 por ciento de 3 a 290 años inscrita en instituciones públicas y 11 por ciento en privadas. En cuanto a la superior el 76 por ciento del total de los estudiantes estuvieron en escuela pública y solo el 24 por ciento en educación privada, del total el 97.8 por ciento concluyo y el 2.2 por ciento no lo hizo.

El problema que sigue prevaleciendo en el país es que el acceso a la educación gratuita, universal y de calidad sigue siendo un enorme reto.

Y aunque el Artículo 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establezca que el Estado tiene que garantizar la educación inicial, preescolar, primaria, secundaria, media superior y superior de forma obligatoria, universal, inclusiva, pública, gratuita y laica. La realidad de la situación es que millones de jóvenes se ven excluidos del sistema educativo y se dejan de preparar en la última introducción al mercado laboral.

De acuerdo con los datos oficiales, únicamente de 8 cada 10 jóvenes entre 8 y 24 años de edad tendrían espacio en el nivel de Educación Superior.

Ese dos por ciento que resta es el mercado de la educación privada que, puede verse dividido entre los que tienen la economía para pagar una universidad privada y los que no y deciden optar por los trabajos informales.

Información de Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO), las personas que solo estudiaron la primaria tienen un salario de 4 mil 566 pesos, los de secundaria 5 mil 086, preparatoria 6 mil 022, licenciatura de 10 mil 642 y de posgrado 17 mil 998 pesos mensuales promedio.

Las carreras mejor pagadas minería y extracción, estadística, finanzas, banca y seguros, salud pública y medicina y las de peor salario son formación docente para educación básica, a nivel primaria, terapia y rehabilitación, tecnología y protección del medio ambiente y música y artes escénicas.

 

Educación privada superior en México, un negocio que brinda a los estudiantes prestigio de marca en el campo laboral

Los últimos años, la inflación ha alcanzado números estrepitosos debido a la pandemia por la Covid-19 y la dinámica económica mundial. En 2020, la economía tuvo una gran recesión, pero en 2021 con la llegada de la vacuna pareció que la situación volvería a la normalidad; no obstante, para noviembre de 2021, la inflación en México alcanzó 7.73 por ciento, la mayor cifra desde 2021.

Para la primera quincena de abril de 2022, la inflación anual alcanzó un 7.72 por ciento, una tasa no vista desde hace más de dos décadas.

Ello, ha generado que el precio de las matriculas se eleven. De acuerdo con el IMCO, el costo de una carrera universitaria oscila entre los 130 mil y los 950 mil pesos.

Para 2029 se espera que una carrera de 5 años en el Tecnológico de Monterrey alcance los 2 millones 608 mil 596 pesos, en la Universidad Anáhuac Sur 2 millones 278 mil 319 pesos, La Salle un millón 916 mil 958 pesos, UVM un millón 863 mil 863 pesos, ITAM un millón 736 mil 331 pesos e IBERO Puebla un millón 649 mil 503 pesos, solo por mencionar algunas.

Según Yazmín Cuevas en su investigación “Las instituciones de educación superior privada y sus estrategias de mercado”, la educación superior privada oferta formación profesional con la estrategia de prestigio en el mercado laboral.

El prestigio es el reconocimiento social o profesional que puede alcanzar una institución privada (…) Una empresa puede considerar que los mejores ingenieros industriales provienen del Instituto Tecnológico Superiores de Monterrey, o bien los padres de familia de alguna ciudad del país pueden percibir que la Universidad Iberoamericana tiene una formación de valores acorde a sus principios”, apuntó.

La consecuencia directa en el mercado son mayores dividendos, puestos y posibilidades de escalar y es que las instituciones privadas para ser elegidas desarrollan sus estrategias bajo una lógica de competencia en la que hacen que sus estudiantes tengan mejores o diferentes competencias para que se puedan posicionar como: estrategia de liderazgo, diferenciación y segmentación.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores