• Los Fire TV de Amazon, junto con Roku, son los principales canales de consumo de streaming

  • Disney+ se ofrecerá junto con plataformas que ya tiene la casa del ratón, como ESPN+ y Hulu

  • Se espera que el servicio de Bob Iger incluya contenidos de Marvel, Pixar y Star Wars

Hay dos guerras concretas que se están librando en el entorno del streaming. Primero, está la competencia en la producción de contenido, con protagonistas como Disney, Apple y Netflix. En este frente, las marcas están peleándose por conseguir contratos exclusivos y series. Por otro lado, también está la competencia por el canal de distribución, con Roku, Amazon y Google en el ruedo. Aquí la lucha gira en quién tiene los mejores espacios para anunciantes.

Ambos segmentos son igual de importantes, cada uno a su manera. De acuerdo con Statista, el mercado del streaming, desde la parte de contenido, podría valer 28 mil 150 millones de dólares para 2023. Pero la publicidad de TV conectada, como se conoce al negocio donde se desempeñan Roku y Chromecast, tampoco tiene nada que envidiar. En cifras de eMarketer, podría impactar a más de 200 millones de individuos, tan solo en los Estados Unidos (EEUU).

Con este contexto, las apuestas son altas para todas las empresas que están involucradas con la industria del streaming. En este sentido, no es extraño que las compañías traten de ponerse el pie activamente las unas a las otras. Esto es especialmente cierto en el caso de negocios como Apple y Amazon, que no solo tienen sus plataformas de contenidos sino también dispositivos de reproducción. Sin embargo, no todo parece que será guerra a sangre fría.

Una tregua en streaming para Disney y Amazon

De acuerdo con The Verge, la casa del ratón y la gigante del retail llegaron a un acuerdo en el entorno del streaming. Hace unas semanas, el Wall Street Journal reveló que Disney+ no estaría disponible en los dispositivos Fire TV de Amazon. Esto, por un desacuerdo entre ambas empresas por espacios publicitarios. En su momento, como Jeff Bezos quería controlar buena parte de los anuncios en las apps de su rival, Bob Iger se negó a firmar con su contraparte.


Notas relacionadas


Sin embargo, parece que Disney y Amazon han llegado a un acuerdo. Aunque no se revelaron los detalles del mismo, Iger aseguró que los dispositivos Fire de Bezos tendrían disponible su plataforma de streaming a su lanzamiento, el próximo 12 de noviembre. Asimismo, las apps para ABC, ESPN y Disney Channel se conservarán. Junto con los aparatos de la gigante de retail, el servicio de la casa del ratón también será compatible con productos Samsung y LG.

Abrazos, no balazos

No es la primera vez que dos compañías en el entorno del streaming cesan hostilidades repentinamente. Las mismas Amazon y Disney firmaron hace poco un acuerdo de licencia. Éste permitiría a Prime Video conservar varias propiedades de la casa del ratón en su catálogo. También en abril pasado Jeff Bezos cesó hostilidades con otra marca, pero en esa ocasión con Google. Entonces ambas compañías volvieron a permitirse el paso a sus respectivos aparatos.

¿Conviene realmente a las compañías de la industria del streaming llevar a cabo estas alianzas? Al final, como se ha dicho una y otra vez, es muy probable que el mercado no sea suficiente para soportar a tantos jugadores simultáneamente. En el largo plazo, será necesario que desaparezcan algunos agentes. Así pues, ¿no sería mejor imposibilitar lo más posible a los rivales de forma que no puedan reaccionar y sus posibilidades de supervivencia disminuyan?

Tal vez, pero también es necesario pensar en la estrategia a largo plazo. Disney tiene un incentivo para conciliarse con Amazon: entre más dispositivos carguen su servicio, más éxito puede tener su streaming. Por su lado, Bezos podría estar sangrando a su rival con cualquier condición que le haya puesto a éste. La gigante tecnológica tiene la sartén por el mango, tanto en liderazgo de mercado como en distribución. Falta ver si la situación cambia a corto plazo.