Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Disney vs Scarlett Johansson: ¿El inicio de una revolución en Hollywood?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Con la llegada del streaming, los cambios dentro de la industria del cine siguen a la orden del día

Black Widows era la siguiente gran carta de Disney para hacer de su nueva plataforma de streaming el punto central de sus futuros lanzamientos, sin embargo, se encontraron con una piedra en el camino, la propia Black Widow.

Hace algunos días se reportó que Scarlett Johansson, la actriz que le da vida a Black Widow, decidió demandar Walt Disney Co. ante la Corte Superior de Los Ángeles, alegando que su contrato se rompió cuando Disney decidió estrenar su más reciente filme de manera simultánea en cines y streaming.

La actriz aseguró que dentro de su contrato se garantizó que el estreno de la nueva película de Black Widow sería exclusivo en cines, y que su salario se basaría en gran medida a las ganancias del filme en taquilla. 

“Disney indujo intencionalmente a Marvel a quebrantar el acuerdo, sin justificación, para evitar que la Sra. Johansson se diera cuenta del beneficio total de su trato con Marvel”, dice la demanda.

Cabe señalar que, desde 2019 la actriz externó sus preocupaciones sobre que la película terminara por ser estrenada en Disney Plus como parte de la estrategia del lanzamiento, por lo que se buscó que tanto Disney como Marvel garantizaran que este sería exclusivo de los cines.

Como prueba de ello, se presentó un correo electrónico enviado en marzo de 2019 Dave Galluzzi, abogado de Marvel, quien aseguró que el lanzamiento sería de acuerdo con un modelo tradicional en cines. 

“Entendemos que, si el plan cambia, tendríamos que discutir esto con usted y llegar a un acuerdo. Comprensión, ya que el trato se basa en una serie de bonificaciones de taquilla (muy grandes)”

¿La independencia de las actrices? 

John Berlinski, abogado que representa a Johansson, aseguró que este caso podría ser el comienzo de una decena de demandas futuras a las que se podría enfrentar Disney por los mismos motivos.

“Este seguramente no será el último caso en el que el talento de Hollywood se enfrente a Disney y deje en claro que, sea lo que sea que la compañía pretenda, tiene la obligación legal de cumplir con sus contratos”, señaló.

Y como profecía, eso parecía convertirse en una realidad cuando comenzaron a surgir rumores de que la estrella de Cruella, Emma Stone, estaría considerando seriamente demandar a la compañía del ratón.

Asimismo, otro nombre que surgió a la conversación fue el de Emily Blunt, quien podría recurrir a la misma situación tras el lanzamiento de su cinta Jungle Cruise este fin de semana, la cual -al igual que otras producciones- terminará por convertirse en un estreno simultáneo tanto en cines como Disney Plus por Premier Access.

La dura respuesta de Disney 

Los abogados de la empresa respondieron rápidamente a la demanda de Johansson donde, en un intento por socavar la imagen y declaraciones de la actriz, decidieron hacer público el salario de la misma, para dejar en claro que este no se vió obstaculizado por el lanzamiento híbrido.

Ante esto, el manager de la actriz aseguró que Disney reveló las cifras salariales de la actriz para las dos últimas películas de Marvel en “un intento de convertir en arma su éxito como artista y empresaria”.

“El ataque directo de Disney a su personaje y todo lo demás que implicaron está por debajo de la compañía con la que muchos de nosotros en la comunidad creativa hemos trabajado con éxito durante décadas”, dijo Bryan Lourd, copresidente de la Agencia de Artistas Creativos y manager de la actriz.

Cabe señalar que Johansson estaría demandando a la empresa del tarón por cerca de 50 millones de dólares, alegando que perdió mucho más como resultado de la estrategia híbrida de estreno, según The Wall Street Journal.

El problema para el cine 

De acuerdo con The Numbers el Universo Cinematográfico de Marvel fue la franquicia cinematográfica más taquillera del mundo en noviembre de 2020, con ingresos totales de taquilla en todo el mundo de 22,56 mil millones de dólares estadounidenses. De las 23 películas de la serie, el ingreso promedio se estimó en 980,5 millones de dólares estadounidenses por película.

Asimismo, pese a los altos presupuestos de producción, la mayoría de las producciones generaron ingresos de taquilla que superaron los mil millones de dólares, incluyendo ‘Avengers: Age of Ultron’, ‘Iron Man 3’, ‘Captain America: Civil War’ o ‘Avengers: Endgame’, esta última tuvo el costo más alto (356 millones de dólares), pero recaudó más de 2.700 millones de dólares en todo el mundo.

Sin embargo, con la llegada del streaming, estos número podrían cambiar principalmente en las salas de cine, así lo demostró el estreno de Black Widow, el cual logró recaudar cerca de 80 millones de dólares en cines de Estados Unidos y Canadá, así como 78 mdd más por el estreno en cines a nivel internacional, durante su primer fin de semana de estreno.

Asimismo, se deben añadir las rentas en el Premier Access de Disney Plus, las cuales generaron 60 millones de dólares más para así lograr los 215 millones de dólares en un solo fin de semana.

No obstante, tan solo una semana después los ingresos en taquilla se desplomaron, reportando una caída del 80 por ciento en la venta de boletos durante su segunda semana de estreno, lo que enardeció a la Asociación Nacional de Propietarios de Cines (NATO), quien culpó directamente a Disney Plus por ser la causa de que las audiencias ya no quisieran visitar las salas de cine.

El incierto futuro del streaming 

No hay duda es que las acciones de Johansson son el inicio de una nueva guerra entre las productoras y las estrellas, pero sobre todo contra el Premier Access y todos aquellos sistemas que las plataformas de streaming esperaban implementar para hacer más cortas las ventanas con las salas de cine.

Recientemente, el CEO de Disney, Bob Chapek, declaró que la casa productora planeaba cambiar su estrategia de distribución de contenidos, en donde se reducirían las ventanas, es decir, el tiempo entre los estrenos de cine y lanzamiento en streaming, lo que sin duda es un nuevo desafío para la industria.

Es importante señalar que hasta hace poco, la mayoría de las películas que se proyectaban en salas de cine duraban al menos 90 días antes de mudarse a otros canales de distribución, sin embargo, esto cambió. ¿La razón? El consumidor.

“El consumidor probablemente esté más impaciente que nunca antes, particularmente desde que ahora se ha dado el lujo de tener un año entero títulos en casa casi en el momento en que los quieren. No estoy seguro de que vaya a haber un retroceso. Pero realmente no queremos hacer nada que pueda frenar la proyección en cines”, explicó el CEO de Disney 

Si bien, esto podría convertirse en un problema recurrente dentro de la industria del cine, pues así como Disney, son cada vez más las plataformas que buscan que las ventanas entre el mundo de streaming y las pantallas de cine sea más reducido, a pesar de que las las cadenas de cine continúan abogando por su ventana de exclusividad.

A pesar de ello, la decisión de Johansson de demandar a Disney son el primero de muchos problemas sobre las decisiones de, en este caso Disney, avanzar dentro de los estrenos simultáneos, sobre todo en un momento en el que el streaming se volvió una clave para Hollywood y el cine.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados