¡Dinero mata todo!

test script image

Por Daniel López Casarín
Correo: [email protected]
Twitter: @daloca20

A través de este espacio les he escrito acerca de la importancia que tiene el Sports Marketing, de cómo crea un vínculo especial, inigualable y único, entre la marca, el jugador, la empresa y los aficionados.

Sin embargo, existe un elemento que ocasiona siempre una distorsión, un elemento que hoy en día en nuestra sociedad es tomado en cuenta como un valor: ¡el dinero!

A pesar de todas las estrategias ejecutadas por la mercadotecnia deportiva para establecer una relación entre, ya sea el jugador, la marca, el equipo o la empresa con los aficionados; cuando se inmiscuye el componente monetario todo lo creado y el trabajo realizado por el Sports Marketing se pierde, se oblitera, sencillamente se destruye y en su lugar aparece una crisis, un rompimiento entre los fans y el equipo.

En algunas ocasiones esta emergencia, no solo atañe a los aficionados y a la marca, pues el dinero produce fricciones también al interior de la organización y los involucrados. Para poder ejemplificar estas situaciones, me referiré al futbol.

Lionel Messi tiene una cláusula de rescisión de 250 millones de euros -unos 360 millones de dólares-, lo que significa que cualquier club del mundo que aporte esta cantidad de forma directa al Barcelona, puede de manera inmediata negociar con el futbolista argentino e intentar contratarlo sin esperar una negociación con el club catalán. En esta situación, la decisión recaerá absolutamente en las manos del mejor jugador del mundo y su lealtad hacia el FC Barcelona sería puesta en duda, pues seguramente también vendría acompañada de un suculento contrato anual.

Sin embargo, en el caso de que Messi decidiera quedarse, el equipo azulgrana podría caer en una doble moralidad pues a pesar de tener al mejor jugador del mundo y declararle amor eterno, la oportunidad de recaudar esta cantidad nuevamente en su historia sería ínfima y podría influir con desaires a Messi para que fuera él quien tuviera un cambio de actitud y saliera del equipo.

Provocando una reacción inmediata de furia, desaprobación y de desprecio general hacía Lionel y su entorno, en ambos supuestos, siendo que en el segundo la directiva sería la culpable.

Pero dejándonos de teorías y hablando de realidades, Samuel Eto’o, delantero internacional de Camerún de 30 años, uno de los mejores futbolistas en salir del continente africano, multicampeón con Barcelona e Inter de Milán y único futbolista en la historia en conseguir 2 tripletes (Liga, Champions y Copa) con diferentes equipos acaba de ser adquirido por el club ruso.


Eto’o salió del Barcelona debido al “feeling” del técnico Guardiola como dijo en su día, de que ya no tenía cabida en el equipo, a pesar de ser una leyenda con los azulgranas y ser el cuarto mejor goleador del club con 130 tantos en 5 años. El camerunés llegó entonces al Inter de Milán donde su gran forma y capacidad goleadora se mantuvieron intacta en dos años anotó 49 goles, el Marketing Deportivo del Inter comenzó a impulsar a Eto’o y la afición se le entregó, volviéndolo un ídolo.

Pero todo se vino abajo el 22 de agosto de 2011, cuando el magnate y dueño del equipo ruso Suleiman Kerimov hizo una oferta al Inter de Milán de 27 millones de euros, unos 39 millones de dólares por el delantero, la cual acepto obligatoriamente por las presiones que ejerció Eto’o a la directiva debido al contrato laboral que le ofrecieron de tres años percibiendo 20 millones de euros, unos 29 millones de dólares por temporada, muy superior a los 12 millones de euros, 17 millones de dólares que Cristiano Ronaldo gana en Real Madrid y los 10.5 millones de euros, 15 millones de dólares que Lionel Messi recibe en Barcelona.

Con esta actitud Samuel Eto’o se ha ganado el repudio de los tifosis, seguidores italianos, del Inter de Milán y acabo con la estrategia mercadológica del equipo.

Además, desarrolla un conflicto con PUMA, su marca patrocinadora, pues en estos momentos Eto’o es percibido como un mercenario, sin amor y sin arraigo a un equipo. Eto’o queda como una persona que traiciona cualquier ideología, sentimiento y convicción por la plata.