Diferenciar tu mensaje, el reto ante la saturación de información

Lo positivo de este panorama, sin embargo, es que si bien la saturación de información es cada vez mayor, es también creciente la cantidad de herramientas que han aparecido en el mercado.

influencer

La curaduría de contenido es un concepto usado con mayor frecuencia entre las personas que gestionamos marcas, dado que la construcción de contenidos que posicionen la marca y aumenten la consideración de compra es una tarea ardua y cada vez más importante.

En la actualidad existen herramientas que nos apoyan en la medición de la saturación de información y para identificar en tiempo real temas como las regiones del mundo con el mayor tráfico de ataques web, las ciudades con las conexiones web más lentas (latencia) y las zonas geográficas con más tráfico web (densidad del tráfico), como en el caso del portal Akamia, en el que podemos detectar en tiempo real información que puede ser muy útil para las estrategias web.

Esta información, nos permite detectar los horarios en que México (y otros países) se mantienen con altos puntos de tráfico, un dato determinante a la hora de definir el mejor momento para enviar o no, nuestro mensaje a la web.

Si entendemos la curación de contenidos como la capacidad de encontrar, organizar, filtrar y dotar de valor, relevancia, significado y, en definitiva, de utilidad el contenido de un tema específico, dimensionaremos la importancia de potencializar su valor ante las audiencias clave que existen en las diversas plataformas o medios de comunicación mediante los cuales deseamos llegar a nuestra audiencia.

De ahí que, al diseñar una estrategia es necesario tener claro el territorio de marca, así como las características del segmento y audiencia, dado que se recomienda no saturar al cliente con información únicamente comercial; dado que en el mercado del consumo de contenido no sólo compites en tu categoría, sino con toda la información que circula tanto online como offline.

El territorio de marca ayuda a identificar el alcance semántico que se puede comunicar sin alterar la esencia de nuestro valioso activo como es el caso del contenido adyacente que, incluso se sugiere, tenga mayor participación en el espectro comunicacional de las piezas y esfuerzos que se realicen.

En cuanto al conocimiento del segmento y la audiencia, es crucial contar con información tanto cuantitativa como cualitativa, a fin de evitar caer en generación de contenido cliché y sobreexplotado en cada categoría, que impida una diferenciación efectiva.

Por ejemplo, al visualizar una marca de seguros, llegaríamos a pensar que el contenido de la comunicación debería estar dirigido a los productos propios de la industria como auto, vida, hogar o salud, no obstante, al contar con un buen análisis de la audiencia, de las páginas y sitios del producto o servicio que se ofrecen, encontramos importantes hallazgos que nos indican el tipo de contenido que suelen consumir los usuarios, por ejemplo la música y farándula; con lo cual la guía temática debe incluir dichos aspectos vinculados a la marca, que traducido al ejemplo, no se hablaría acerca de seguro de auto, sino de “El mejor play list para acompañar tus viajes y sentirte feliz y seguro en carretera” o “La música para relajar tu mente después de un arduo día de trabajo, para llegar seguro a casa”.

Lo positivo de este panorama, sin embargo, es que si bien la saturación de información es cada vez mayor, es también creciente la cantidad de herramientas que han aparecido en el mercado para realizar análisis de audiencias que, a su vez, faciliten implementar inteligencia de mercado en tus decisiones creativas, con lo que aumenta también la capacidad de tener mayor éxito en la estrategia de contenidos de tu marca.