Día Q

Por: Carlos Tapia
Twitter: @carlosftapia

Lentamente la sociedad a adoptado una suerte de apertura natural a la participación integrada con los jóvenes. No sólo son rebeldes, o altruistas de causas perdidas. Muchos están soñando y muy alto. Organizaciones como #a FavordeloMejor lo saben y quieren potenciarlos

Hace un par de semanas recibí una llamada muy interesante. Con una voz muy suave, pero animada una mujer que de forma sorprendente hablaba más rápido de lo que yo lo hago, me contaba sobre un proyecto a nivel nacional que quiere provocar a los jóvenes, y que cuenten todas esas historias increíbles que mueren por relatar. Me habló de cifras, de las sedes involucradas, de sacar la pasión de los chavos y ayudarlos a concretarlo con ideas y proyectos. Luego de entregarme la mayor cantidad de información por minuto que jamás había escuchado, tuve que detenerla: Perdón Alejandra, suena muy bien, pero ¿por qué me llamas?

El lunes pasado como de costumbre me quedé más tiempo en la cama de lo que debía. Prendí la tele y mientras veía el resumen de los goles del fin de semana poco a poco me fui sacando la flojera de encima hasta que me di cuenta que estaba muy atrasado para salir. Me duché más rápido que nunca y mientras lo hacía pedí un taxi. Veinte minutos más tarde entraba corriendo a la Universidad Panamericana, como si fuera mi primer día de colegio. Había llegado a buena hora después de todo.

Estaba contento, me gusta hablar de transmedia storytelling y sobre todo al grupo de estudiantes que estaban reunidos en el auditorio con motivo del Día Q, un evento a nivel nacional que busca mediante una serie de conferencias sobre creatividad, storytelling y transmedia que los universitarios junten sus ideas y creen un proyecto en plataformas tan familiares como cambiantes.

La idea, organizada por la asociación civil #aFavordeloMejor, es una fuente de inspiración crowdsourcing para jóvenes que están llenos de ideas, pero no saben cómo contarlas. y están ansiosos de hacerlo y sorprender con su creatividad. Luego de 25 minutos de plática y en donde “The Witness”, “The Museum of me” y “Bing, con Jay-Z” fueron los ejes principales para motivarlos, vi como lentamente los universitarios que estaban presentes, pasaron de la observación con evidentes caras de duda, a la frenética y compenetrada toma de apuntes. Al principio los sentí un poco perdidos, de alguna forma no entendían por qué alguien venía y ordenaba una forma de comunicar que para ellos no tiene y no requiere explicación, al contrario es tan orgánica como parte de ellos mismos.

Día Q es de esas ideas que dan ganas de patrocinar, fomentar, gritar y en mi caso participar. De norte a sur todos los conferencistas intentará entregar al menos un atisbo de inspiración y así motivar a toda esta comunidad universitaria que por lo que pude sentir mientras hablaba, lo ven como aquellas nuevas oportunidades que lentamente están apareciendo y que sí o sí tienen que ser parte.

Si quieren saber más cómo participar, avisarles a sus amigos universitarios y no perderse las charlas que darán varios conferencistas, pueden ver toda la información acá.

http://www.afavordelomejor.org/que-hacemos/universitarios/

Más notas relacionadas:
Esquivando la obsolescencia programada
El desafío de estar desconectados
Nuestra propia torre de babel