Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Día del estudiante: motivación escolar por pérdida familiar debido a Covid-19

A mitad de junio de 2021, alrededor de 2 billones de niños y jóvenes quedaron huérfanos, instituciones dieron motivación por pérdida familiar debido a Covid-19.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Para septiembre de 2021, estudiantes de todo el mundo perdieron 1.8 billones de horas de aprendizaje presencial desde que inicio la emergencia sanitaria ocasionada por la Covid-19, indican datos del Fondo de Naciones para la Infancia (Unicef); sin embargo, no fue lo único que perdieron, miles de jóvenes alrededor del mundo sufrieron una pérdida familiar lo que los ha llevado a sentir falta de motivación en los estudios y actividades sociales. En ese panorama, las instituciones educativas de todos los niveles brindaron acompañamiento y estrategias para motivarlos en el proceso de duelo.

La Covid-19 llegó a cambiar el panorama educativo de forma disruptiva, así como en todos los sectores de la actividad humana. El reto que enfrentó el mundo fue darle seguimiento a la transmisión de conocimiento en una era de contagio de un virus desconocido que se comenzó a esparcir en Wuhan, la ciudad China.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) señala que alrededor de casi 200 países decretaron el cierro total o parcial de los centros educativos y el 91 por ciento de niños, adolescentes y jóvenes de todo el mundo se vieron afectados por las circunstancias.

Con esas afectaciones, uno de los legados menos deseados para los infantes y jóvenes fue que por cada dos personas que mueren debido a Covid-19, un niño queda huérfano tras enfrentar la muerte del padre o la madre, o del abuelo o la abuela que lo cuidaba y que vivía en su casa”, apuntan datos de World Bank.

A finales de junio de 2021, alrededor de 2 millones de niños menores de 18 años habían quedado huérfanos.

A decir de Gabriela Ortíz, Decana de la Escuela de Salud de la Universidad Tecmilenio, “a nivel mundial, más de 1.1 millones de menores de edad sufrieron la perdida de padres o tutores por Covid-19”.

Cuando nos remontamos a las cifras mundiales de mortalidad de cuidadores primarios, México se encontró en una postura desprestigiada. De acuerdo con datos de World Bank, los principales países con indices de mortalidad más altos en ese segmento se encontraron: Perú, Sudáfrica, México, Brasil, Colombia, Irán, Estados Unidos, Argentina y Rusia.

Las amenazas en esos países son enormes cuando se habla de infancia por la exposición a pobreza, malnutrición, desplazamiento, deserción escolar, violencia y depresión son algunas de ellas.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores