Detrás del éxito de “Dora, la exploradora”

Carlos Andrés Mendiola es un storyteller del marketing, creador de marcas, apasionado del cine y orgulloso promotor de México. Profesor investigador del Tec de Monterrey. Coordinador del movimiento Motivos para amar a México y autor de varios libros.

“Dora, la exploradora” llega a la pantalla grande en “Dora y la ciudad perdida”. La eterna niña de siete años es ahora una señorita cuyos padres han desaparecido y es su misión escapar de unos traficantes para encontrarlos y salvar los tesoros de Parapata, una ciudad inca perdida. Paramount está detrás de la película, misma que costara, de acuerdo a datos de Box Office Mojo, 49 millones de dólares y acumula al momento casi 84 de recaudación, con varios territorios aún por estrenarse. La película es considerada como la adaptación de una serie animada al live action más exitosa en términos de crítica; ostenta un 84% en Rotten Tomatoes donde se destaca la labor de su protagonista, Isabela Moner, su carácter familiar, buen ritmo y tono juvenil, elementos que recupera de la versión original.

La combinación entre entretenimiento, educación y valores es elemento clave para el éxito de la serie que es ya un clásico de la televisión infantil. Es curioso, pues quienes comenzaron a ver Dora en el 2000 hoy son ya jóvenes y, es por ello, que el filme, si bien no está dirigido al mismo segmento de mercado que la serie (niños de preescolar), sí está listo para recibir a aquellos que están en edad primaria. Su éxito se debe a una combinación de elementos que en conjunto la hacen accesible para ellos. He aquí las cinco lecciones de creación de contenido de “Dora, la exploradora”:

Establece una narrativa sencilla. En cada capítulo, Dora tiene una misión concreta, regularmente enfocada en encontrar algo. Ello le ha permito a la serie tener un tono que combina la aventura, con el peligro y el misterio. De la misma manera, eso mantiene breves las historias pues en gran medida responden a una misma estructura con cambios accesorios.

Involucra a la audiencia. Dora rompe la cuarta pared. Es consciente de que existe una audiencia y constantemente le hace preguntas al público para que la ayuden. Esta característica es también relevante pues transmite interés. Vaya, es frecuente que Dora les pregunte a los niños cómo se llaman, por ejemplo, y, desde ahí es más fácil contar con su apoyo.

Enseña de manera sencilla y natural. Por un lado, les muestra a los niños que participar está bien y con ello los prepara a tener un rol activo, mostrándoles que involucrarse permite mejores soluciones e incluso que el trabajo colaborativo tiene mejores resultados. También los sensibiliza y familiariza con otras culturas. Dora es latina y curiosa, en sus aventuras siempre se muestra abierta a aprender, además de compartir palabras en español, permitiéndole a los niños familiarizarse con las bases del español. Así mismo, sensibiliza a los niños en torno al medio ambiente, pues se desarrolla en contextos donde éste prevalece y donde flora y fauna tienen una presencia importante.

Promueve valores. El antagonista de la serie es Swiper, un zorro que acostumbra robar y que es, por ende, el anti ejemplo. Cada que intenta robar, Dora le pide al público que grite “Swiper, no swiping!” (¡Swiper, no deslices”!), haciéndolos con ello agentes activos. Además, Dora promueve otros valores como la amistad, el trabajo en equipo y la solidaridad. Incluso en cuestiones sencillas de educación y propias de la edad, como saludar y despedirse, son promovidas y reforzadas por Dora.

Utiliza música para reforzar. A Dora le gusta la música, elemento frecuente que refuerza la atmósfera entusiasta y que por medio de repetición reafirma valores, actitudes y conocimientos.

Los elementos anteriores, mezclados en dosis adecuadas y evitando un tono aleccionador, han hecho que Dora se posiciones como una presencia amigable y cómplice, que le ha asegurado un lugar clave en el desarrollo de generaciones de niños. Con su llegada al live action, el reto está en transformar su rol de forma adecuada para que resulte igual de accesible para niños y preadolescentes. En cualquier caso, parece que Dora ya lo explora y, por lo que se ha visto, lo hace con bastante conocimiento de causa.

loading...