Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Despidos masivos en Google, Meta y Twitter; culpa del optimismo de la pandemia

El caso reciente de los despidos masivos entre Twitter y Meta refleja el efecto adverso del optimismo digital de la pandemia.

Compartir:

Twitter Musk verificada
  • El optimsimo de contratación durante la pandemia tiene ahora consecuencias que repercuten en despidos masivos de las grandes tecnológicas.

  • El 13 por ciento de los empleados de Meta han perdido sus trabajos, mientras que Twitter se ha desecho de departamentos enteros en países como México.

  • Meta tendría que despedir al 17 por ciento de su plantilla para evitar más pérdidas en este sector.

La transformación del mundo digital y la problemática conceptualización de un mundo que se diversifica en cuanto a canales día con día, ha provocado que muchas de estas grandes empresas hayan tomado la decisión de realizar despidos masivos, en gran parte esto se lo debemos al optimismo digital de la pandemia.

Para explicar esto, valdrá la pena hacer una recapitulación de los hechos. Tenemos, por ejemplo, que cuando la pandemia se volvió tema de preocupación mundial y tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la iniciativa privada tuvieron que intervenir, el mundo entró en un trance estático. Mucho se detuvo durante algunos días y/o meses e incluso industrias completas como la cinematográfica se vieron al borde del colapso.

La solución entonces parecía clara: apostar por el terreno digital. Quienes estuvieron de acuerdo con esta afirmación, no podrán mentir. Durante mucho tiempo el auge tecnológico se convirtió en la solución para las empresas. De la misma manera, trabajos que surgieron en el entorno digital ganaron una fuerza impresionante. Información de LinkedIn señala que las búsquedas de trabajo remoto aumentaron en 60 por ciento durante 2020. Algo que resulta interesante para el marketing digita es que gran parte de estos estaban enfocados en esa área.

En México, en un lapso de tres meses, las búsquedas aumentaron 3.72 veces. Por otro lado, las solicitudes para estos trabajos crecieron en 287 por ciento. Las empresas comenzaron a observar esto y a entender que el mundo debía adaptarse. La nueva normalidad surgió como respuesta ante la ola de contagios y la imposibilidad para salir al exterior. Por ello, la transición hacia una digitalización se completo con la llegada de nuevos conceptos. La omnicanalidad, por ejemplo, se volvió un tema de interés para creativos, anunciantes, tecnológicas, analíticas y más.

Finalmente, tenemos la consolidación de tecnología de block chain en los activos de NFTs. Del mismo modo, hallamos en esta transformación la llegada de los ecosistemas virtuales. La apuesta de muchas empresas por metaverso y, finalmente, la concepción de las super-apps y los procesamiento de transacciones financieras.

Meta y Twitter, el nuevo enfoque de sus esquemas

Aunque no han sido las únicas que han tenido que arrojar cifras negativas, son los casos más recientes y significativos. Mucho, sin embargo, ha tenido que ver con el cambio de enfoque que ambas compañías han tenido en los últimos meses. Este giro conceptual de dos de las redes sociales pioneras en su tipo podría estar resignificando la manera en la que entendemos este concepto y, de hecho, podría ser el fin del social media tradicional para dar paso a un nuevo mundo.

Por ejemplo, hace poco más de un año, el 28 de octubre, la compañía dirigida por Mark Zuckerberg, Facebook, cambió su nombre a Meta. Esta transición se enmarcaba en un claro interés por explorar los distintos ecosistemas del mundo digital. La riesgosa apuesta le valió que el 3 de febrero registrara una primera caída en la bolsa tras la salida de varios usuarios de la plataforma. Hace unos días, se registró una caída parecida, el beneficio del grupo sufrió un desplome del 52 por ciento en el tercer trimestre de 2022, hasta 4 mil 395 millones de dólares. Actualmente, la apuesta visionaria le está costando a Meta caída tras caída.

En el caso de Twitter, la apuesta aún es reciente, pero muchos esperan resultados similares. A raíz de la compra de Elon Musk, la empresa pasó a ser del sector privado, anunciando que dejaría de cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York. Siendo el dueño absoluto de la compañía, el enfoque propuesto ha sido bastante preocupante, pues anunciantes y usuarios de la red social han comenzado a desertar de sus cuentas.

Se reportó en medios que Mastodon, siendo la red creada como alternativa a Twitter, comenzó a registrar un número creciente de seguidores como efecto contrario. Del mismo modo, las especulaciones sobre la transformación de Twitter en una super-app cuyo proyecto se había cifrado en el nombre de “X” comenzaron a asustar a anunciantes, quienes han amenazado con salir de la plataforma.

Despidos masivos, culpa del optimismo de la pandemia

El caso de Twitter, aunque no se ha aclarado en su totalidad, parece que responde más a las diferencias previo a la compra de la red entre el multimillonario y accionistas entonces a cargo de la empresa. Recordemos que Elon Musk comenzó despidiendo al antiguo CEO, Parag Agrawal, al director financiero, Ned Segal, y al jefe de políticas y asuntos legales, Vijaya Gadde, así como a una gran cantidad de la plantilla en Estados Unidos. Los despidos, sin embargo, no se detuvieron ahí. En México, por ejemplo, toda la nómina fue cesada.

En el caso de Meta, recientemente Mark Zuckerberg realizó un post en redes afirmando que sus predicciones económicas habían sido distantes a la realidad que vaticinaba previo a la pandemia, por lo que se había visto obligado a realizar un recorte del 13 por ciento de su plantilla total, equivalente a casi 11 mil trabajadores por sobrecupo de puestos.

Atando todos los cabos, tenemos que este auge de lo digital y la intención por rescatar a empleados durante la crisis del Covid-19, incitó a los grandes líderes a pensar que la tecnología multiplicaría sus funciones y su ocupación, no obstante, tal como hemos podido observar con las inversiones en NFTs, en el metaverso e incluso en ecommerce, esto no ha ocurrido tal cual.

En entrevista con Sean Summers, EVP de Mercado Ads & Chief Marketing Officer de Mercado Libre, afirmó que en realidad lo que ha pasado con este auge digital no ha sido una “multiplicación” de cifras, sino que la pandemia permitió en poco tiempo alcanzar los KPIs que se habían propuesto las empresas en un lapso de dos años. De ahí que el resultado de Stripe haya sido el recorte del 14 por ciento de personal, por ejemplo, al no tener más margen de contratación. Google es otra de las empresas que terminó por realizar sobrecontrataciones sobre todo en la parte relativa al trabajo remoto. Recordemos que la empresa de Alphabet fue pionera en cursos en línea enfocados a tecnología y marketing digital.

Elad Gil, exvicepresidente de Twitter, comentó a través de su cuenta que tanto Meta como Google tendrían que despedir a al 50 y 30 por ciento de sus trabajadores para volver a cubrir los puestos necesarios previo a la pandemia.

Hace unos años pensamos que la optimización en tecnología debía apresurarse, y quizás no había otra forma para superar la crisis de la pandemia. No obstante, hoy en día las consecuencias reflejan que no hay un peor momento de incertidumbre para los trabajadores en empresas unicornio que este.

 

 

Ahora lee:

Miles de fanáticos se reúnen en Shibuya por hazaña en anime de Pokémon

Wiper malwer y lavado de dinero; las tendencias de ciberataques para 2023

Exclusiva con Getty Images: “debemos comenzar a hablar sobre representación en la publicidad”

Primer convoy del Tren Maya se entregará el 9 de julio; así conectará con ie-Tram

Otros artículos exclusivos para suscriptores