Design Thinking: el presente y futuro de la innovación

Diferenciarse de la competencia en un mercado en donde el número de propuestas y opciones a las que tiene acceso el consumidor crecen a un ritmo acelerado resulta un objetivo cada vez más complicado de alcanzar, mismo que demanda a las marcas innovar de manera constante, mucho más dinámica y enfocada mucho más a las necesidades particulares de cada nicho de consumidores.

Para poner el panorama anterior en contexto, basta con recordar los datos publicados por Nielsen, los cuales cuales indican que el 63 por ciento de los consumidores a nivel mundial aprecian y favorecen la aparición de nuevos productos, lo que lleva al 57 por ciento de los mismos a reconocer que en sus compras habituales suelen adquirir un nuevo lanzamiento.

No obstante, innovar va más allá de lanzar nuevas presentaciones o integrar la tecnología en las diferentes propuestas que las marcas ofrecen a sus targets; ahora hablamos de acciones tangentes que tienen como fin prioritario dar soluciones a las necesidades reales de los consumidores desde diversos puntos de vista sin que estas estén necesariamente relacionadas con la propuesta emblema de la firma.

design_thinking-01_720

Y es que como lo menciona Gabriela Vázquez, qualitative director en TNS México, “los consumidores son cercanos a marcas que se basan en y proyecta una filosofía de vida, no sólo una esencia de marca. La esencia de marca es unidireccional, habla de los fundamentos que sustentan a la marca. La filosofía es bidireccional conecta con los valores compartidos, genera un vínculo con el consumidor quien tiene ganas de relacionarse con una marca que lo representa social y filosóficamente”.

Es por eso que la metodología design thinking es una de las tendencia que durante los últimos años ha ganado relevancia en los últimos años.

Este modelo de trabajo centra su eficacia en entender a detalle las necesidades -desde diferentes aristas-del consumidor para en consecuencia desarrollar soluciones reales, al tiempo que proporciona oportunidades de negocio rentables para las empresas.

Un ejemplo de lo anterior, fue lo hecho por Volvo en Reino Unido con su campaña Lifepaint, que se centró en el lanzamiento de una pintura reflexiva cuyo objetivo era proteger a los ciclistas a partir del uso del producto.

Dicha acción representó para la marcas un registro cada 30 segundos en su página para conocer el producto y más de 28 mil solicitudes para obtener información sobre los puntos de venta de dicha propuesta.

El tema también fue resuelto en la campaña Between Us firmada por Vodafone, en la que la empresa lanzó una aplicación en Turquía que sólo era evidente para las mujeres que sufren de violencia doméstica, la cual emitía una alerta en caso e peligro.

Así, esta aplicación fue descargada por el 24 por ciento de las mujeres con teléfonos inteligentes en Turquía (cerca de 254 mil mujeres), al tiempo que la alarma fue actividad alrededor de 103 mil 122 ocasiones, según cifras de la compañía.