CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Deportistas mexicanos dañan la reputación del país

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Las integrantes del equipo femenil de sóftbol dieron la nota que derrama el vaso, a pesar de que apenas está terminando la primera de las dos semanas de competencia.

La promesa de traer 8 medallas (para los pesimistas) y 10 medallas (para los optimistas), los 163 deportistas mexicanos —97 hombres y 66 mujeres— partieron a Japón para participar en los Juegos Olímpicos. Hasta el cierre de esta columna, a la mitad de las jornadas, sólo se han obtenido 2 medallas de bronce, pero eso sí, el afán protagonista de algunos de nuestros deportistas los ha hecho figurar denostando la ahora alicaída reputación de nuestro país.

Basta citar algunos botones de muestra sobre el comportamiento de algunos atletas mexicanos. Durante la ceremonia inaugural, el levantador de pesas Jorge Cárdenas se bajó el cubrebocas, ante las cámaras de televisión. Sí, emulando al Presidente de la República, como un gesto de “a mi no me pasa nada”, enseñó al mundo por qué México es el cuarto país con mayor número de fatalidades por COVID-19.

El equipo de béisbol que nos “representó”, en lugar de estar en lo suyo, se pasearon vistiendo la playera de los Tomateros de Hermosillo, equipo de la Liga Mexicana del Pacífico, lo cual está prohibido. Además, se fotografiaron en el área de la Villa Olímpica sin cubre boca y subieron las fotografías a las redes sociales. En ambos casos hicieron caso omiso del reglamento, por lo que fueron amonestados por el Comité Organizador de la justa. Incluso, el Comité Olímpico Mexicano externó sus intenciones de demandar por este hecho a los actuales bicampeones de la Liga Mexicana del Pacífico.

Las integrantes del equipo femenil de sóftbol dieron la nota que derrama el vaso, a pesar de que apenas está terminando la primera de las dos semanas de competencia. Eliminadas al ganar sólo un juego, a cambio de perder en tres ocasiones, al retirarse de la villa olímpica dejaron en el cesto de la basura los uniformes oficiales que les fueron proporcionados y, no conformes con ello, algunas llevaron consigo los edredones que estaban en sus habitaciones, no obstante la obvia prohibición de hacerlo, manifiesta en el reglamento.

A lo largo de la historia, México ha tenido grandes representantes en los Juegos Olímpicos. Nuestras delegaciones deportivas han obtenido un total de 69 medallas: 13 de oro, 24 de plata y 32 de bronce. Ésta pinta para ser la peor representación de México en los Juegos Olímpicos, pues a la paupérrima cosecha de medallas hasta ahora (los expertos opinan que difícilmente crecerá ese número) se suma a la vergonzante conducta de algunos de los deportistas.

En este espacio nos hemos referido a la transferencia reputacional. Esto es, que la buena conducta de algún integrante de una empresa o institución ayuda a la creación de reputación, tanto como una mala conducta abona al deterioro de la reputación de la firma o institución que representa.

En este caso, el inconsciente colectivo internacional que se entere de los hechos descritos los trasladará en su mente a la imagen que tiene del país y de los mexicanos.

Anécdotas en la misma dirección, pero por parte de los aficionados, sobran. Recordamos que durante el Campeonato Mundial de Fútbol que se llevó a cabo en París, unos visitantes mexicanos orinaron en el Arco del Triunfo, un monumento icónico de la Ciudad Luz. Otro caso es el tristemente famoso grito homofóbico que muchos hinchas de la selección mexicana de fútbol externan durante los juegos, a pesar de la advertencia de sanciones por parte de las autoridades internacionales de ese deporte.

Las preguntas obligadas: ¿por qué lo hacen?, ¿Por qué atentar contra la reputación de los mexicanos y de nuestro país? El afán protagonista puede saciarse con malas conductas, como las mencionadas, pero también con una actuación decorosa en las justas deportivas o por lo menos con un comportamiento adecuado como visitantes en los países en los que se llevan a cabo los grandes eventos.

Bastante están haciendo muchos para destruir al minado prestigio de México. Conduzcámonos en forma que enaltezcamos nuestros valores y los de nuestro país o, por lo menos, no contribuyamos para la destrucción de su reputación, que también afecta a la nuestra.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados