De la evolución en la producción, la tecnología y los presupuestos…

test script image

Por Andrés Ibañez
Correo: [email protected]
Twitter: @StereoSonique

Recientemente, tuve la oportunidad de realizar una serie de contenidos audiovisuales para una marca de agua embotellada. Estuvimos presentes en todo el desarrollo del proyecto, desde la creatividad hasta la ejecución.

Después de cuatro intensos días de rodaje, tuvimos una plática el productor, el director, el fotógrafo y el primer asistente de dirección. Este artículo trata sobre cómo abordamos el tema, sobre la forma en que la tecnología ha cambiado la manera en que producimos y cómo afectan los presupuestos.

Un poco de historia

En el 2001 se produjeron las primeras películas grabadas en formatos digitales, Once upon a time in Mexico de Robert Rodríguez utilizó la CineAlta de Sony y Panavision al igual que el Episodio II de las Guerras de las Galaxias de George Lucas. En ese momento, el cine digital empezó a revolucionar la manera en cómo producimos los contenidos. Se ahorran costos en algunos de los procesos de post-producción: laboratorios en el revelado, telecine, rank, cortes de negativo, además del costo del filme o negativo, y también la rapidez con la que uno puede ver los rushes para verificar si las tomas funcionan.

Si hablamos de publicidad en México en esos momentos, producíamos contenidos como spoteo tradicional para la televisión y el cine. Los comerciales eran realizados en cine, donde los presupuestos oscilaban entre un millón y 4 millones de pesos, dependiendo de la historia, el talento, las locaciones, la post-producción, etc.

Poco a poco comenzamos a producir dichos contenidos en formatos digitales. Para los que somos apasionados del cine, sabemos que el “look” es diferente, por la sensibilidad del filme y la profundidad de campo que nos brinda, pero en éste momento, ese tema lo dejaremos a un lado. Lo que fuimos aprendiendo en el camino fue que no sólo es más barato, sino más rápido. En una dinámica de producción, donde se produce un comercial en menos de dos semanas, los formatos digitales ayudan a cumplir con los complicados y exigentes tiempos.


El ejercicio

Ahondemos en el siguiente ejercicio. El comercial que vamos a realizar para la televisión es el siguiente. Una super modelo nos cuenta los beneficios de un producto de belleza en un foro. Si lo filmamos o lo grabamos, los costos que no afectan la manera en que lo realizamos, son la super modelo y el foro. Aún tenemos que rentar el foro, la iluminación, pagarle a la super modelo, vestirla y maquillarla.

Dicho este ejercicio, llegamos ahora a donde producimos contenidos audiovisuales para Internet. Sabemos que es imposible filmarlos, pero se necesitan grabar y el resto de los elementos. Sin embargo, en cuanto a mi experiencia y hablando con otros colegas productores, los presupuestos para producir dichos contenidos también bajan.

La analogía que veo en cómo el cliente determina los presupuestos es con el tamaño de la pantalla en la que van a aparecer. Si van para cine, se tiene que filmar, entonces se deben invertir 4 millones de pesos. Si van para televisión, podemos realizarlo en digital, “pero con la RED”, entonces el presupuesto debe de bajar a un millón de pesos. Ahora, como vamos a Internet, y la pantalla es mínima, lo podemos hacer con “una handycam” y el presupuesto es de 25o mil pesos.

Veo dos problemas fundamentalmente en la manera de planear estos presupuestos. El primero es que se nos olvidan los demás elementos. Los rates de la super modelo pueden cambiar dependiendo el medio en el cual va a aparecer, pero no afecta tanto al presupuesto como para irse de 4 millones de pesos a 250 mil pesos. El foro cuesta igual, el maquillaje cuesta igual y el vestuario cuesta igual. La gente que trabaja en dicha producción no debe sacrificar su sueldo si es un día de rodaje para cine que si es un día de rodaje para Internet, deberían ganar lo mismo.

El segundo problema, es que la industria está más familiarizada con el desarrollo de realizar un contenido para Internet. Sabemos de las cámaras, hasta probablemente la tenemos en casa, si se trata de una Canon 5D Mark II, por ejemplo. Sabemos de la tecnología para post-producir dicho contenido, Final Cut y una laptop. Entonces vemos lo sencillo que es el proceso y por eso debe costar menos. Sin embargo, la creatividad y la técnica en la ejecución es la misma. El director debe lograr que la super modelo hable de los beneficios en la misma intensión deseada, tanto como el fotógrafo debe lograr que se vea hermosa ya sea en el Internet como en el cine y la televisión.

La conclusión

Debemos ver a la tecnología como un recurso para agilizar los procesos y cumplir con los tiempos, para reducir costos en ciertos elementos, así como algunos pasos de dichos procesos. Pero no debemos malbaratar el trabajo técnico, la creatividad, y los otros elementos que aún son necesarios para seguir contando la historia sin depender del medio.

Nos encontramos en un punto muy importante donde estamos produciendo contenidos cada vez más para Internet. Las marcas que comprendan todos los elementos que conlleva una producción y no sólo vean los procesos y la tecnología, son las que van a realizar los contenidos con la gran calidad que demanda el producto, la historia, y la audiencia.