Daisy, el nuevo robot de Apple capaz de destruir 200 iPhone a la hora

Imagen extraída de Youtube

Internacional.- Si hay una firma tecnológica puntera en el mundo, esa es, sin duda alguna, Apple y es que la firma de la manzana mordida, la cual cuenta con la más última tecnología en sus instalaciones. Desde hace dos años, el robot Liam era el encargado de desarmar los iPhone para reciclar algunas de sus piezas aunque parecía que necesitaba ayuda y, para este fin, ha llegado Daisy, una nueva robot que ha llegado a Apple dispuesta a hacer lo mismo pero a una mayor velocidad.

El próximo día 22 de abril se celebrará el Día de la Tierra y Apple ha dado a conocer a Daisy, su nueva apuesta por el reciclaje y es que se trata de un robot dedicado exclusivamente a reciclar iPhone a una velocidad de desmontado de 200 dispositivos por hora (Liam era capaz de desmontar 60 iPhone por hora), permitiendo así aprovechar algunos de sus componentes en sus nuevos dispositivos.

Daisy se convertirá así en la sucesora de Liam y es que este ha dejado de existir ya que, tal y como se menciona en el comunicado de Apple “Daisy fue desarrollada internamente por ingenieros de Apple, utilizando algunas de las piezas de Liam, por lo que se intuye que Apple seguirá teniendo solo un robot para las tareas de reciclaje del iPhone.

Este nuevo robot de Apple está equipado con más de 20 brazos independientes que se encargan de desmontar hasta nueve versiones de iPhone, clasifica los componentes y separa los que se podrían reutilizar. En concreto, Daisy desmonta unos 3,3 iPhone por minuto y, antes de la llegada de este tipo de robots, un ser humano tardaba unos 7 minutos de promedio en desmontar un iPhone de Apple.

Asimismo, para fomentar el reciclaje, Apple ha presentado el programa GiveBack con el que se pretende que los actuales clientes de un iPhone en Estados Unidos, acudan a una Apple Store antes del 30 de abril y entreguen su viejo dispositivo a cambio de un crédito para adquirir uno nuevo mientras que la compañía de Cupertino hará una donación a “Conservation International”, una organización ambiental sin ánimo de lucro y con sede en Virginia.