Cuando el producto es innovador, su éxito está asegurado

Se habla mucho de innovación, de disrupción, de ideas creativas, desarrollos inteligentes, pero en pocas ocasiones se encuentran ejemplos tan palpables como éste.

Estamos hablando de una marca china de cosmética que desarrolló unos innovadores lápices labiales que son verdaderamente adictivos. En realidad, son tan atractivos visualmente que, aunque se venden a los mismos valores que los más exclusivos productos franceses, literalmente “piden” ser comprados.

Se trata de una gama de labiales que en 2015 lanzó la marca china Kailijumei, y cuyo diseño y apariencia los ha convertido en objeto de deseo entre las fanáticas del maquillaje de todo el mundo.

Despiertan especial interés por el diseño disruptivo: son transparentes y en el interior “atesoran” una diminuta flor, cuyo formato varía según el modelo.

A la estrategia de comercialización del producto, los chinos le sumaron una muy buena presencia en Instagram. La red social de Mark Zuckerberg (dueño también de Facebook) es el lugar ideal para promocionar este tipo de productos tan atractivos visualmente.

Según la marca, aunque este producto es casi transparente, para que se pueda ver el diseño en el interior, los colorantes especiales que utiliza le permiten obtener los colores a partir del contacto con la temperatura corporal de los labios.

La flor en el interior de cada labial le da nombre a cada modelo.

Innovar no siempre es crear un producto de la nada. Muchas veces se trata de “juntar” varias ideas y unirlas en una sola. Por ejemplo, el iPad es innovación en ese sentido. Lo que hizo Apple fue tomar el camino que ya habían andado Palm Pilot, el Kindle de Amazon, algunas marcas de laptops, los reproductores mp3 y su innovación residió en reunirlos bajo el abanico de iTunes/App Store, además de darles un diseño de producto y de interface de usuario distinguible.

De acuerdo con un estudio de Gartner, el 83 por ciento del presupuesto que destina una marca para marketing se utiliza en la innovación del producto o servicio que ofrece.Basta ver esos datos para entender la importancia que tiene la innovación en el mundo de la comercialización moderna.

Y algo más: aunque la innovación lleva implícita la palabra riesgo, para una marca ser la primera en arriesgarse le otorga posiciones competitivas superiores a las novedades del mercado.