¿Cuáles son los temas relevantes para el Óscar este 2019?

Conviene poner especial atención a la agenda que se teje entre los discursos de las nominadas y que será palpable y contundente conforme se vayan revelando los ganadores.

¿Cuántos premios se llevará “Roma” en los Óscar? ¿Será la mejor película o le hará honor a su nombre “La favorita”? ¿Sorprenderá “Green Book” con su mensaje alentador? ¿O quizás sea “El abogado del Kkklan” ante su relevancia política y social?

A poco menos de una semana de aclarar todas las incógnitas que los nominados al Óscar han traído este año, en una ceremonia que se ha visto rodeada de un sinnúmero de controversias que van de la intención de agregar una categoría comercial a la decisión de enviar a otras a los cortes comerciales, pasando por la renuncia de Kevin Hart a conducir, conviene poner especial atención a la agenda que se teje entre los discursos de las nominadas y que será palpable y contundente conforme se vayan revelando los ganadores.

En un primer vistazo, este año el grupo de ocho nominadas a Mejor Película podría percibirse como bastante heterogéneo y con un “poco de todo”: drama, comedia, musical, biopics y hasta una película de acción o aventura, que además está basada en un cómic y se convierte en la primera en su género en hacerse de un lugar.

Hay películas de estudio e independientes, incluso, por primera vez, una distribuida por una plataforma (“Roma”) y que, además, podría considerarse como la película de arte del año. Mirando un poco más de cerca, cinco de ellas (“El infiltrado del Kklan”, “Bohemian Rhapsody”, “La favorita”, “Green Book” y “Vice”) se basan en historias reales o son biográficas y sólo tres de ellas tienen por protagonistas a mujeres: “La favorita”, “Roma” y “Nace una estrella”.

Las dos primeras son filmes femeninos donde toda la trama gira en torno a su visión o interpretación del mundo; en “Green Book” apenas y aparecen.

Ahora bien, lo interesante de las nominadas va más allá. La mayoría de ellas habla de minorías: una mujer latina e indígena en “Roma”, una reina deprimida y con inclinaciones lésbicas en “La favorita”, un cantante gay inglés de origen indio en “Bohemian Rhapsody”, y figuras de color en “Black Panther”, “El infiltrado del Kkklan” y “Green Book”. De “Nace una estrella” puede argumentarse que el personaje principal, interpretado por Lady Gaga y quien se ha caracterizado por darle voz a los tormentos de la vida y que interpreta a una mujer que debe superar sus inseguridades y los estándares de belleza de la industria de la música, también pertenece a este grupo.

Es en cierta forma una historia de “patito feo” que empata muy bien con el discurso de “Monsters” que ha definido a la intérprete y a su base de fans, los “Little Monsters”.

Entonces, la Academia les brinda voz y todavía va más allá pues “Black Panther”, “El infiltrado del Kklan”, “Bohemian Rhapsody”, “Green Book” y “Nace una estrella” también hablan de romper barreras ideológicas, políticas, sociales, artísticas y culturales.

En “Green Book”, “Black Panther” y “El infiltrado del Kkklan” conviene ahondar aún más pues juntas construyen un discurso determinante sobre el lugar de la comunidad de color, principalmente, en Estados Unidos y que es extrapolable, a todas las minorías.

Mientras “Green Book” habla, como su título en español revela sobre “una amistad sin fronteras” que se construye entre Don Shirley, un músico gay, y Tony Vallelonga, un italiano norteamericano, quienes en principio tienen fuertes prejuicios uno ante el otro, “Black Panther” presenta Wakanda, un país ficticio donde el desarrollo social, cultural y tecnológico ha llegado a niveles sin precedentes gracias a la manera en cómo se han asimilado sus orígenes y a la manera en cómo han encausado el talento.

Ése es el poder de “Black Panther” le ha dado un lugar digno a la comunidad de color, a sus raíces, a sus tradiciones y ha puesto en un mismo nivel a hombres y mujeres. Las mujeres en “Black Panther” son fuertes y están empoderadas.

Y luego está “El infiltrado del Kkklan”, contando la historia de Ron Stallword, el primer policía de color de Colorado, quien, además, hace historia al justamente infiltrarse en el Ku Kux Klan, el grupo supremacista que a la fecha más ha atentado contra la gente de color.

Sin revelar el desenlace, la película culmina mostrando cómo esa lucha está vigente y cómo ha llegado a límites insospechados, dañando a gente que ni siquiera tiene un papel en la discusión. Entre las tres plantean justamente lo que podría ser, las guerras ganadas y las guerras vigentes.

Hay mucho más que podría decirse, pero el espacio, como la espera para conocer a los ganadores, se acaba.

Este 2019, en medio de voces y movimientos que demuestran mayor apertura y de otras que justo demuestran que aún existen muros por derribar, Óscar, como voz y representante de Hollywood, se erige como contundente para demostrar que el silencio y la indiferencia no son más una opción.

En “Nace una estrella”, Jack, interpretado por Bradley Cooper dice que lo que hace la diferencia entre un artista que permanece y uno efímero está en que tiene que decir, ésa es la prueba para las nominadas y mientras Óscar deja claro que él mismo tiene mucho que decir.