Cuáles son los errores más comunes en las relaciones públicas

Un programa efectivo de relaciones públicas (RP) se basa en la investigación, primordial para establecer con mayor certeza los objetivos, desarrollar estrategias y tácticas. El propósito de cada profesional de las RP debe enfocarse a ayudar a la organización a alcanzar sus objetivos de negocio, por ello hay que hacer la tarea de manera integral.

Para avanzar en este ejercicio, es exigencia contar con una clara comprensión de los objetivos de la organización. Si bien cada componente del proceso de RP es esencial para el éxito, la etapa inicial de la investigación y fijación de objetivos es la base de todo el programa. Proporciona un marco para estrategia, ejecución y evaluación.

Pero, si esto parece lógico e imperativo, se sorprenderán de cuantos errores y omisiones se comenten durante este proceso, que inexorablemente, provocará inconsistencias y a la postre programas fallidos.
Estos son algunos de los errores más comunes en la confección de una estrategia de relaciones públicas.

A muchos profesionales de las RP les atrae la naturaleza creativa de lo que hacemos y le dan énfasis a la parte estratégica y táctica, relegando una parte vital del proceso que es la investigación. Si bien las mejores campañas son impulsadas por la creatividad, están deben de estar sustentadas por la investigación.

La investigación correcta asegura que un programa de relaciones públicas cuente con la estrategia adecuada, una segmentación de audiencias específicas, así como un correcto desarrollo de los mensajes que se diseminarán. También puede desempeñar un papel relevante en la medición de resultados o el impacto de un programa.

Otro error común y lamentable, es establecer objetivos en términos vagos, como “mayor visibilidad” o “mejorar la imagen”. La mayoría de las agencias de RP se han vuelto más sofisticadas con respecto a la fijación de objetivos y la medición, y se valen de todas las herramientas posibles para darle mayor significado y sobre todo, empatarlos con el método más eficiente para medirlos.

Lo anterior, trae consecuencias, y esto lo vemos con frecuencia en la elaboración de mensajes. Existe una tendencia a confeccionar mensajes que sean aptos para todas las audiencias y todos los medios. Es mucho mejor orientar el mensaje para que sea pertinente para una audiencia específica, con un plan para ampliar o agregar nuevos componentes una vez que se genera el impulso. La tendencia de hoy, son los trajes a la medida, tanto para un medio, como para un público determinado.

A menudo hay una propensión a brincar a las tácticas sin haber antes definir los objetivos y estrategias. Es natural, porque la ejecución es la parte entretenida, y a ello habría que agregar la impaciencia de los clientes por obtener resultados tangibles. Pero hay que asegurarse de que las tácticas respondan y se apeguen a la estrategia, a cada estrategia corresponde una o varias tácticas determinadas.

Otro error frecuente está en no tomar en cuenta el tiempo y la oportunidad. Por ejemplo, cuando un profesional de RP presenta una idea de una historia a un periodista que acaba de publicar un artículo similar, o cuando omitimos checar en el calendario los acontecimientos o eventos compiten con el nuestro.

Por último, mencionaría el estilo de redactar, que sobra decir que debe de ser impecable. Es claro que aún prevalecen viejos estilos que se anteponen a los que el mercado exige hoy: que le cuenten historias, que sean valiosos, útiles y concisos. Sin embargo, y a reserva de qué tipo de texto se esté creando, no debemos olvidar de apegarnos a los hechos, ser específicos, la brevedad se agradece y con párrafos en activo. Para proyectos grandes, como reescrituras de sitios web, kits de prensa o antecedentes, el estilo puede unificar la voz de muchos escritos.

Una estrategia de PR bien planteada, es el mejor principio para organizar las actividades y tomar decisiones estratégicas sobre la mejor manera de comunicarse. Una estrategia que contemple una visión integral del entorno, permitirá crear las historias que su marca necesita para atraer a su público objetivo, así como aumentar su perfil y crear conciencia de marca y lo más importante…lo hará verse bien.

Compartir
Artículo anteriorPrepárate para medir de otra manera con la nueva estrategia de Instagram
Artículo siguienteJoin to the “Cocktail Party” 
Licenciado en comunicación con especialidad en publicidad y relaciones públicas por la Universidad Panamericana Máster en comunicación digital por Vertice Business School/Universidad del Rey Juan Carlos Fundador y Presidente de AB Estudio de Comunciación, agencia de comunicación y relaciones con 55 años de trayectoria. Fue vicepresidente y director del diario unomásuno. Ha impartido la materia de relaciones públicas en las Universidad Anáhuac y en la Universidad Panamericana.