Si crees que las redes sociales no le aportan nada a tu marca, lee esto

Entiendo la frustración de muchos ejecutivos y empresarios, sobre todo pequeños, que invierten tiempo, recursos, sueldos y desgaste intelectual en mantener activos sus canales en redes sociales. Esto provoca un círculo vicioso en el cual se paga poco por un community manager o se minimiza su labor, pero a su vez las expectativas son bajas.

También escucho muchas quejas sobre la baja efectividad de Twitter para que las marcas generen ventas, o la saturación de Facebook, su bajo alcance cuando las publicaciones son orgánicas y las dudas cuando no se ve un crecimiento en el tráfico del sitio web a partir de las redes.

Incluso comienzo a observar páginas en redes que solo se abren para detonar campañas pagadas pero no tienen una pauta o calendario editorial “always on”.

La cruda realidad en la que muchas empresas se enfrentan, es que en pocas, muy pocas ocasiones, las redes sociales orgánicas funcionan para provocar conversiones en sitio o ventas. Esto provoca ansiedad en cuanto a los aparentes bajos índices de ROI o Retorno de la Inversión, sin embargo, la realidad es muy diferente: La gestión de marcas en redes sociales cumple propósitos estratégicos, pero mucho más importantes de los que muchos imaginan.

Me interesa en esta ocasión profundizar en dos poderosas razones para conservar e incluso invertir y fortalecer nuestra gestión en redes sociales, sin la frustración hacia los resultados comerciales:

1. ROBV (Return on Brand Value)
Los criterios para evaluación de un negocio y/o de sus marcas, ya no dependen únicamente de criterios financieros. Los nuevos peritos valuadores comienzan a considerar en sus modelos el valor de una marca a partir de su reconocimiento en la arena digital, plasmada en el “footprint” o huella digital.
La huella digital consiste en la presencia de contenidos, conversaciones y valoraciones positivas de un producto, que permanecen en la red sin posibilidad de ser borradas, a través de la consistencia en las publicaciones por vía de redes sociales.

La mejor y más sencilla forma de identificar la huella digital de un producto es a través de una búsqueda en Google, donde todo lo bueno y lo malo prevalece y no se borra. Lo anterior representa ya un aval de valor para una marca.

En pocas palabras, la gestión consistente en redes sociales quizás no provoque ventas en el corto plazo, pero contribuyen a la construcción de un importante valor futuro en el medio digital, que a su vez tiene un precio de venta.

2. Reconocimiento de Google
Como ya lo he mencionado en otras ocasiones, Google busca constantemente ofrecernos los sitios más adecuados para responder a nuestras búsquedas, a través de sus famosos algoritmos.

Resulta ser que uno de los factores más importantes en la consideración de un sitio o la valoración de su autoridad digital, tiene directa relación con su vínculo a redes sociales, y la actividad que éstas puedan tener.

Una página web con vínculos hacia redes sociales con actividad, creciente número de fans o seguidores, buenos indicadores de alcance y engagement, serán mejor posicionadas de manera orgánica en los resultados de búsqueda.

La relación entre SEO y las redes es de suma importancia, y representa un ahorro importante de recursos económicos.

En resumen, las redes sociales forman parte de un ecosistema digital en el cual todas las acciones están interconectadas y la optimización de éste depende del uso adecuado de todos los tácticos, mismos que al final del día contribuyen a la construcción de valor comercial de las marcas.