Crean una versión clásica del MINI, pero eléctrico

BMW-MINI-Electric-02
Imagen: BMW

La carrera por llevar a los autos impulsados por motores eléctricos al consumo masivo sigue ganando intensidad ahora, la emblemática marca MINI tiene planes de revivir su modelo clásico de finales de la década de los cincuenta, pero en una versión eléctrica.

Y, es que este mercado crece no en volumen de ventas, sino en interés por parte del consumidor y, por ende, potencial de ventas.

De acuerdo con datos de Statista, se estima que para 2019 el mercado de los automóviles eléctricos supere los 271 mil millones de dólares y, aunque aún no tiene la potencia del motor de combustión eléctrica (para 2040 representará el 6 por ciento de la flota mundial), la tendencia hacia esta nueva tecnología de movilidad ya es una realidad.

Ahora, como parte del Salón del Automóvil de Nueva York, que se celebrará entre el 30 de marzo y el 8 de abril, MINI presentó un modelo idéntico al que vendía hace cincuenta años pero con un motor eléctrico.

Se trata del Classic Mini Electric (ya había sido anunciado en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2017) que buscaría apelar a un modelo emblemático de la marca de origen británico para posicionarlo como un embajador importante de su compromiso con el medio ambiente.

El MINI tiene fans en varias partes del mundo, durante años fue considerado un auto compacto pero con grandes prestaciones motoras, incluso ha formado parte en algunas producciones cinematográficas, tal vez la más conocida es The Italian Job (la original y el remake).

Este modelo sería importante para conectar con el público en la estrategia que tiene BMW, grupo alemán dueño de la marca MINI, ya que a finales del año pasado hizo público su plan de vender medio millón de autos híbridos y eléctricos para 2019.

Esta es una misión que comparten otros grandes grupos automotrices, entre ellos Toyota, que para 2025 pretende ofrecer una versión eléctrica para cada uno de sus modelos. Incluso marcas de lujo y superdeportivas como Ferrari confirmó durante el pasado Salón del Automóvil de Detroyt que construirá “el primer superdeportivo eléctrico”.