Cotilleos y virales

test script image

Por Daniel Granatta
Twitter @danigranatta

Advertisement

Al igual que en España también aquí en México existe la llamada “prensa rosa-del corazón”, que esencialmente ejerce la misma labor que allá, apropiarse de rumores generados por famosos de medio pelo en una espiral infinita de cinismo de todas las partes (prensa, “famosos”, lectores que la consumen).

A veces compro algunas revistas sobre el asunto y en el trabajo se mueren de la risa a mi costa (aunque a veces me las piden para leer, a escondidas, claro). Lo interesante del asunto es que, a diferencia de la prensa de España, en la que conozco por qué tal o cual persona es famosa, en México desconozco por completo el estado de la farándula, de modo que lo que queda tras leer cada historia no es el hecho de quién la protagoniza, sino el hecho grotesco de las historias en sí y que suelen ser dignas de un guión surrealista, desde presentadores homosexuales que no reconocen que lo son y que son brutalmente golpeados por gígolos a los que no quieren pagar por sus servicios, o el hermano de algún cantante asesinado que da una rueda de prensa para anunciar que el fantasma de su hermano se le aparece para pedirle que cuide a sus amantes.

Pongamos por caso que me gasto 10 pesos mexicanos en comprar una de las más bochornosas: “Fama”. En cuanto la agarras de entre las demás te das cuenta de por qué cuesta tan barata, la impresión es horrible y el papel donde está impreso mucho más. Gracias a ella, descubro cosas como que Pablo Montero (no tengo muy claro quién es) estará cantando el Ave María en la boda de su hermano (mucha menos idea aún) ¡Ah! y Belinda tiene novia, dicen. No creo que sea verdad, pero eso en este mundo de mentira a nadie le importa, excepto a Belinda y a su relaciones públicas, claro.

Pero bueno, no sólo lo compro por eso, cuando llego a la página 43 encuentro una de esas páginas donde se anuncian ringtones para descargar, mujeres de pechos enormes y hombres con abdominales prominentes, entre otras joyas que también dan cabida al tema que esté de moda ese mes, que puede ir desde Michael Jackson y su muerte, a López Dóriga y su “Juay de Rito”. En el centro de la página, por fin, llego a lo que buscaba, esos tonos basados en frases estúpidas que la gente usa pero que no sabes de dónde vienen.

A veces, cuando envío algún vídeo, algunos amigos me preguntan que dónde encuentro esas cosas. Podemos llegar de varias formas a uno de esos virales que, de repente, trascienden las fronteras de la virtualidad donde nacen para volverse fenómenos sociales, Edgar se cae, el Pagafantas y su amiga metalera o el hijo del papá , por poner algunos ejemplos. Una de esas formas es que alguien te lo reenvíe, otra es leerlo en algún sitio o descubrir un nuevo trending topic en Twitter. La otra es encontrarlo en una de estas páginas de descarga de ringtones. Puesto que son fenómenos sociales, las compañías que se encargan de generar contenidos de descarga para teléfonos móviles suelen ser de las más activas escaneando nuevos hechos de este estilo, así que si tiene ringtone es porque la gente está hablando de ello a un cierto nivel.

Y enterarte de ello por 10 pesos es realmente barato, siendo el único efecto colateral el de tener que saber de parte de la vida de los famosos del país en el que vives, lo que puede ser incluso divertido si no tienes ese contexto que comentaba antes. Así que el proceso es muy simple, buscar en Google o YouTube algunas de esas frases descriptivas para la descarga, lo más probable es que lleven a algún sitio inexplorado hasta entonces. Ahí queda retratada una buena forma de descubrir cosas nuevas si no eres tan fanático de pasar horas y horas conectado a Internet, ¡suerte en la búsqueda!