Cookies informáticas, ¿destinadas a desaparecer?

“Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies”, es el mensaje que aparece en numerosos sitios al navegar por internet.

Como usuario de la web, se tiene dos opciones: “Aceptar” o “Más información”. Si se requiere ver o algo con premura, no queda otro camino que sencillamente aceptar.

Esto aplica con los todos los usuarios, que según el séptimo informe de tendencias digitales y redes sociales, “Digital en 2018” elaborado por la plataforma de gestión de redes sociales Hootsuite y la agencia We Are Social, especializada en Social Media, Internet ha superado la cifra de 4 mil millones de usuarios, lo que supone que más de la mitad de la población está conectada.

Esto es un número impresionante de usuarios de los que las cookies informáticas tienen el único objeto de almacenar datos en el navegador y obtener información.

Como empresa, esto es una oportunidad de conocer de cerca a sus posibles consumidores. Y es que estos pequeños programas-espía consiguen información clave para la publicidad digital, especialmente en lo que respecta a los avisos personalizados.

cookies
Imagen: Bigstock

Es conveniente para las estrategias y para las marcas, pero resulta invasivo para los consumidores. Así lo respalda el Parlamento Europeo, por ejemplo.

Este, debate una propuesta de reglamento destinada a cambiar el enfoque de las obligaciones relacionadas con el uso de cookies en la Unión Europea. El próximo 25 de mayo de 2018, con la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos, el modelo de la protección de datos personales europeo cambiaría drásticamente.

El tema es tan preocupante en el mundo que cada 6 de febrero se celebra el Día del Internet Seguro en el planeta, una fecha en la que las tecnológicas lanzan diversas iniciativas para proteger los datos de los usuarios.

De ahí que Kantar Millward Brown prevé que las cookies informáticas desaparezcan dentro de sólo cinco años. Esto, debido a factores como la inversión de los medios en mobile –actualmente el 50 por ciento del gasto digital– que aumentará exponencialmente.

En este crecimiento de inversión llevará a más “plataformas cerradas” de datos y sistemas diferentes que tendrán que descifrar las agencias y los anunciantes, sepultando a las cookies.

“Hay que pensar primero en mobile y desde ahí crecer el concepto para lograr recordación y un cierre de venta”ALFREDO GANDUR RUBINSTEIN, director general de Pauta Creativa.

Es decir, en pro de la protección de datos y en un inminente incremento de inversión en la parte mobile, las cookies serán cosa del pasado en poco tiempo, lo que supone para las empresas recurrir a nuevos métodos de medición de resultados y obtención de datos de los consumidores.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299