• En estimaciones no-oficiales, se cree que alrededor de 100 personas trabajan para Barrett en puestos no-manufactureros

  • De acuerdo con Yahoo Finance, la marca es considerada una de las empresas más influyentes en la industria de las armas

  • Se reporta que los rifles de la empresa que llevaban los criminales tenían una estructura móvil para mejorar la puntería

Actualización: Culiacán no es la capital de Sonora. El texto fue corregido de forma acorde.

Hace unas horas, un operativo conjunto entre la Guardia Nacional, el Ejército mexicano y las autoridades locales trataron de aprehender al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán. La misión se ha transformado rápidamente en una nueva crisis de marca para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). No solo el acontecimiento ha generado gran ruido en varios medios nacionales e internacionales. También está dando forma a la agenda política de hoy.

Lo que llama la atención del incidente es que no solo ha afectado a la imagen del Gobierno federal. Más de una marca se ha visto afectada por los acontecimientos en Culiacán. Una camioneta de Telmex presuntamente habría estado involucrada en la balacera en la capital de Sinaloa. Algo que provocó una rápida reacción y respuesta de la telecom. También Walmart saltó a la conversación, ya que le proporcionó albergue a clientes atrapados por la balacera.

Pero hay una marca más que podría haberse “beneficiado” de esta tragedia. De acuerdo con El Universal y AZ Central, la gente del crimen organizado que defendió a Ovidio Guzmán de las autoridades federales usaron rifles Barrett calibre 50. No es la primera vez que esta compañía aparece en Sinaloa, ligada a grupos delictivos. Según Debate, la empresa también protagonizó un enfrentamiento en mayo y, según Correo, desde 2016 es parte del arsenal de estos grupos. 

¿Quién es Barrett y por qué importa su marca?

Barrett Firearms Manufacturing es la empresa que fabrica las peligrosas armas utilizadas en el arresto, y posterior liberación, de Ovidio Guzmán. Se trata de una compañía privada (es decir, que no cotiza en ninguna bolsa) que, en cifras de Owler, genera ingresos anuales aproximados de 2.8 millones de dólares. La compañía fue fundada en 1982 por Ronnie G. Barrett. A lo largo de los años, la marca se ha especializado en crear rifles semi-automáticos de calibre .50.

Además de ser usada por miembros del crimen organizado, las armas de la marca son, según Bloomberg, utilizadas por agencias policiacas e instituciones militares a lo largo del mundo. En cifras de Google Trends, aunque las búsquedas de “Barrett” no se han modificado mucho en México a partir del tiroteo en Culiacán, es constantemente un tema de interés. En especial en los estados del norte del país, como Baja California Sur, al igual que Colima y Quintana Roo.

Lo que sí cabe destacar es que la marca Barrett ha ganado cierta notoriedad en redes sociales a raíz de las balaceras en Culiacán. En redes sociales, muchos usuarios han mencionado a la compañía de armas estadounidense por el uso de sus productos de parte de los grupos criminales sinaloenses. Muchos han señalado la ironía de que estos delincuentes tengan un equipo y preparación militar mucho más moderna y peligrosa que el mismo Ejército mexicano.

El “beneficio” de protagonizar una masacre

¿Sería prudente decir que Barrett es la compañía beneficiada por la balacera en Culiacán? Es posible. La empresa ciertamente está generando ruido entre las personas afectadas y la audiencia que sigue discutiendo los hechos en Sinaloa. En el largo plazo, este fenómeno podría ayudarle a mejorar sus ventas dentro de México. Particularmente entre las agencias e instituciones de seguridad y protección a la ciudadanía de los gobiernos federal y locales.

Al mismo tiempo, es insensible observar este tema desde la parte de a qué marca beneficia o qué empresa podría ganar con la tragedia en Culiacán. Más allá de la postura que se tenga sobre el manejo del gobierno de AMLO, se puede aceptar casi universalmente que no es positivo que la delincuencia organizada tenga acceso a armas aptas para el Ejército. En este sentido, no parece correcto analizar si Barrett puede capitalizar la muerte y el caos de México.