• Según Statistase espera que el presupuesto de la NASA sea de 19 mil 590 millones de dólares anuales hasta al menos 2023

  • Entre los servicios que ofrecería la ISS a agentes privados sería conexión a internet, electricidad y sistemas de soporte vital

  • De acuerdo con Business Insider, Estados Unidos ha invertido 100 mil millones de dólares en la Estación

Desde hace años que el espacio dejó de ser un monopolio de las agencias gubernamentales. Marcas como SpaceX y Blue Origin comenzaron a cambiar cómo se percibía el área más allá de la atmósfera. Ya no es solo un laboratorio exclusivo para la investigación. Ahora es una excepcional oportunidad de negocio. Y gracias a un nuevo proyecto de la Administración de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA), las posibilidades son aún mayores.

En una Directiva Interina de la NASA (NID), la agencia anunció que se empezarán a abrir secciones de la Estación Espacial Internacional (ISS) para usos privados. Este proyecto abarcará únicamente recursos e instalaciones bajo control de la dependencia estadounidense. No afectaría las operaciones de otros proyectos supervisados por naciones extranjeras. El objetivo de la iniciativa es “estimular oferta y demanda de un robusto mercado comercial”.

La iniciativa permitiría, bajo ciertas restricciones, la manufactura, producción, transporte y marketing de bienes y recursos de uso comercial. Asimismo, abre la puerta a la inclusión de astronautas privados en operaciones de la NASA. Es decir, las marcas no solo podrían grabar anuncios o películas en las instalaciones. Incluso se podría empezar a ver turismo espacial, realizar campañas en órbita o realizar experimentos para mejorar sus productos terrestres.

NASA pone en venta servicios y recursos de la ISS

Ya anteriormente se han realizado propuestas de comercializar el espacio. En abril, Pepsi propuso la controversial idea de colocar espectaculares en el cielo nocturno. Durante 2017, en un concurso organizado por la NASA, un equipo del MIT propuso la creación de un hotel espacial para mejorar la viabilidad económica de la agencia. También han existido otras iniciativas pequeñas, como subirse al tren de Avengers o tenis inspirados en trajes espaciales.

Pero abrir la ISS a las compañías privadas es un paso mucho más adelante. De hecho, parece ser consecuencia de una serie de propuestas realizadas por miembros de la NASA en 2018. Entonces, el comité de expertos del consejo consultivo de la agencia propuso estrategias para generar dinero con ayuda de la industria privada, como vender patrocinios para sus cohetes. Y es que, según The Verge, necesita fondos externos para sobrellevar los recortes federales.

Según los documentos de la NASA, su plan de comercializar la ISS parece sólido. Si bien permite a agentes privados que soliciten apoyo de astronautas de gobierno, sólo podrían involucrarse en tareas relacionadas con las tareas de la agencia. Asimismo, abre la puerta a contratos o asociaciones con agentes privados para labores de investigación y desarrollo. Además, los costos de servicios y recursos son significativamente altos.

Además, la iniciativa impulsa las ambiciones de la NASA de privatizar la ISS. Si bien la idea no ha sido bien recibida por todos los agentes, parece una decisión que se realizará de todas formas. Empezar a poner a la venta ciertas instalaciones y servicios de la Estación parece una buena idea para revisar las posibles consecuencias de abrir el espacio a agentes privados. En especial porque, como demuestran SpaceX y Blue Origin, sucederá eventualmente.