Comunicación digital: la importancia de la claridad en los mensajes

Las plataformas digitales nos permiten estar más y mejor comunicados, la inmediatez que nos brindan nos da la oportunidad de tener acercamientos más eficaces y rápidos con nuestras audiencias, sin embargo, hay ciertos detalles que debemos cuidar para comunicar de manera correcta lo que deseamos.

Actualmente, vivimos en un mundo digital en el que compartimos con frecuencia mensajes escritos tanto con fines personales como profesionales. Las nuevas plataformas son fáciles de utilizar y la mayoría de las personas tiene acceso a ellas, pero ¿cuáles son los riesgos a los que nos enfrentamos al comunicar vía web y redes sociales?

¿Te ha pasado que estás conversando con una persona y sientes o piensas que te está hablando enojada o molesta? Los mensajes escritos, sobre todo las conversaciones textuales, pueden malinterpretarse con frecuencia y muchas veces estas interpretaciones traen consigo consecuencias negativas.

De acuerdo con la Asociaciónn Americana de Psicología, el 50% de las veces juzgamos mal el tono y significado de los mensajes que recibimos y hacemos interpretaciones inadecuadas en relación con lo que el emisor quiso transmitirnos.

A continuación, te doy algunos tips para evitar estos errores que pueden afectar nuestra vida y algunos otros para que no seas tú quien comprenda de manera errónea los mensajes.

No intérpretes
Es mejor preguntar las veces que sea necesario lo que no entiendes antes de interpretar lo que recibes. Si es necesario, haz una llamada para no dejar el mensaje al aire o con percepciones incorrectas.

Sé cordial
Es verdad que el mundo digital se caracteriza por la inmediatez, pero aunque te tardes más, te sugiero que siempre tomes un tiempo adicional y seas educado en los mensajes que escribes, tanto personales como de trabajo. Saludos, despedidas y agradecimientos, según sea el caso, nunca están de más.

Sé concreto para evitar confusiones
Si transmites un mensaje poco claro das pie a que las personas sin querer, con tal de entender lo que quieres decir, interpreten tus palabras. ¡Evítalo! Ve al punto y enumera lo que te interesa.

Cerciórate de darte a entender
Si dudas en decir algo por mensaje, mejor realiza una llamada, aunque te tome más tiempo encontrar a la persona o sea difícil para ti, más vale ser claro con palabras que arriesgarte a que se malinterprete tu mensaje.

Explica y menciona los documentos adicionales que envías
Si mandas un archivo o fotografía adicional al mensaje, explica y menciona que lo haces y con qué objetivo, recuerda ser explicito para no dar pie a dudas.

En mensajes formales evita emoticonos
Este punto depende mucho del contexto, pero si te encuentras en situaciones de trabajo muchas veces es preferible conservar la formalidad. Los emoticonos pueden ser muy divertidos, pero quizá es mejor conservarlos para los amigos.

Recuerda, si envías un correo o mensaje justo después de leer este artículo, léelo dos veces antes de mandarlo y cerciórate de que estás transmitiendo lo que deseas. Ahora bien, si tú eres el receptor de los mensajes asegúrate de no interpretar de manera errónea, ante la duda siempre es mejor preguntar que asumir.