Compromiso en los Millennials

¿Será que la generación que está empleándose tenga bajo el compromiso?

Advertisement

Ha sido de mi atención ciertos comportamientos que he estado observando en personas que están dentro de la generación que denominamos Millennials, si bien hay varios rangos de fechas, podríamos ubicar de forma generar que son aquellas personas nacida entre 1985 y el 2000.

Las conductas que he estado observando en varios jóvenes desde mi experiencia tanto a nivel laboral cómo personal han sido.

  • Bajo compromiso.
  • Atención dispersa.
  • Estado de humor y actitud oscilante.
  • Débil liderazgo situacional.

Pero, ¿qué ha fomentado las conductas que menciono?

Las personas de esta generación han crecido con varios recursos tecnológicos (entre ellas la internet), por los cuales de manera fácil y sin complicaciones adquieren información ya procesada, limitando el proceso de búsqueda, análisis, reflexión y generación de insight.

Si bien la tecnología para aquellos que somos generación X (o previas) la hemos adoptado para facilitar procesos, es notorio la dependencia que se está generando en los smartphones, según el 12° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México de la AMIPCI, el 77 por ciento de los encuestados declara el Smartphone como el dispositivo de conexión y la principal actividad que se realiza en línea es acceder a Redes Sociales con un 79 por ciento.

Pero un dato sobresaliente es que justo en dicho estudio se menciona que 3 de cada 4 internautas aclara que internet ha cambiado los hábitos en cómo hacen las cosas.

Considerando los puntos anteriores es evidente en cómo se ha cambiado la forma y el estilo de relacionaros (más en los adolescentes y jóvenes) donde algunos podrán decir que incluso existe una deformación del lenguaje escrito (basta con ver los acrónimos en WhatsApp y otros dirán que solo es una moda), siendo incremental las relaciones “sentimentales” con una amplia oferta que brindan las aplicaciones en donde podría parecer un mercado de carne que fomenta el consumismo sexual Vs. el compromiso emocional a diferencia de hace un par de años, una prueba de ello es el movimiento ‘Sexting‘.

Respecto al tema de retar los conceptos, el tener acceso a información ad hoc a lo que “yo busco y yo soy” conlleva al planteamiento de “no hay verdades absolutas y todo es cuestionable” fomentando el retar las figuras de autoridad (por no decir jerárquicas), favorecida por una falta de límites que debieron establecerse en la infancia dado a que a diferencia de otras generaciones, es común ver que tanto el padre como la madre trabajan, dejando “libre” la educación y el aprendizaje en etapas críticas.

La atención dispersa quizás viene fomentada por la diversidad de recursos con los cuales se han enfrentado, no solo en temas de tecnología sino también en las figuras de aprendizaje y contacto social, quienes generan diversas demandas sin establecer un previo consenso, orden contra orden causa desorden.

Cierto es que están estimulados, no solo en lo visual sino también en procesos multiculturales, teniendo a su disposición una gran variedad para poder elegir, desde personas, lugares, situaciones, productos entre otros y todo de forma personalizada a su estilo de vida y a tan solo un click de distancia, siendo débil el proceso de esfuerzo – recompensa, fomentando la baja permanencia, adherencia y compromiso, ya que “puedo conseguirlo todo de forma inmediata”.

Hay una variable de esta generación que brinda disrupción a los modelos clásicos de operación, es el factor de experimentación, difícilmente se cierran a hacer cosas nuevas, el aprendizaje viene muy bien apalancado de hacer las cosas (DIY o Do It Yourself), solo veamos la gran oferta de tutoriales que están en YouTube, la barrera del temor al fracaso es baja.

Como managers debemos escuchar sus propuestas, sus ideas, ya que tanta diversidad de pensamiento y oferta genera versatilidad lo cual hay que poner a prueba y estar abierto a los experimentos, a elaborar prototipos y lo que conocemos como A/B Testin.

La jerarquía no impone, hagamos comunidades multiculturales y explotemos los talentos no solo de las personas, sino de las generaciones.