Comprar prendas hechas en China será un problema desde septiembre

El 92% de las importaciones de prendas de vestir que ingrese a los Estados Unidos desde China se verá afectado por nuevos aranceles que se podrán en vigencia desde el 1 de septiembre. Esperan aumentos de precios.

Bigstock
  • En septiembre se activa la primera serie de “megatarifas” impuestas por Trump y Xi Jinping

  • Retailers como Best Buy, Macy’s y Home Depot advierten que habrá complicaciones

  • Esperan subas de precios por el impacto de los cambios en los aranceles

Desde el 1° de septiembre, comienza a regir un incremento en las tarifas para los productos chinos que ingresan a los Estados Unidos.

El aumento es parte del anuncio del presidente Donald Trump del viernes de la semana pasada, cuando respondió con más aranceles a trabas impositivas con las que amenazó horas antes China.

En concreto, desde ahora, US$ 300.000 millones en importaciones chinas estarán gravadas con un 15%, cinco puntos porcentuales más altas de lo que se había declarado inicialmente.

Por otra parte, desde octubre, entrarán en vigencia más tarifas por US$ 250.000 millones a las que se gravará con el 30% (en principios iban a ser del 25%).

En total, US$ 550.000 millones en productos chinos pagarán entre el 15 y el 30% de aranceles.

Desde la Asociación Americana de Ropa y Calzado (AAFA) advierten que con activación de las tarifas del noveno mes del año, quedarán alcanzadas en EE.UU.:

  • el 91% de la ropa,
  • el 68% de los textiles para el hogar
  • y el 52% de las importaciones de calzado de China.

El vicepresidente de AAFA, Stephen Lamar, le dijo a la CNBC que por esta razón habrá problemas de todo tipo en el retail estadounidense.

De hecho, retailers como Best Buy, Macy’s y Home Depot ya reconocieron que entre las  estrategias de mercadotecnia que han implementado para reducir el impacto de las tarifas están el traslado de fábricas, de proveedores y de vendedores fuera de China.

Además, hay otras tácticas, como por ejemplo, sabiendo que las playeras con menos del 70% de seda están alcanzadas por los aranceles, las marcas estadounidenses planean pedirle a las fábricas chinas que las hagan con mayor porcentaje (80 o 90%). Esto las dejaría afuera de las tarifas.

Otra forma de evadir los nuevos aranceles fue haber importado prendas antes de septiembre. Usualmente, para las ventas navideñas, los productos de este tipo de compraban en octubre o noviembre, pero este año se adelantaron.

El déficit comercial entre Estados Unidos y China avanzaba sin freno en 2017 y 2018, lo que pone en evidencia la necesidad de Trump de acortar ese margen. En 2019 hubo un gran freno, y eso se advierte en la economía mundial.

Los especialistas del sector aseguran que, más allá de toda previsión, los precios van a subir porque los costos serán mayores. Eso será inevitable.

¿Cuánto? No es posible saberlo porque depende de cada caso en particular.

Del lado de China, el gigante asiático anunció que aplicará un arancel adicional del 5% a las importaciones de soya y petróleo crudo estadounidenses a partir del septiembre. También volverá a estar vigente un arancel adicional del 25% que había sido suspendido sobre la importación de automóviles estadounidenses. Incluso en algunos autos llegará al 35%.