La guerra comercial que ahora mismo enfrenta Huawei en Estados Unidos no es cosa menor. La empresa china sufrió la vuelta de espalda con Google y ahora tres marcas más han decidido seguir el mismo camino, hecho que podría dejar al fabricante oriental en el limbo justo en el momento en el que comenzaba a perfilarse como líder de la categoría de smartphones a nivel mundial.

Tal y como reportan desde Bloomberg, los fabricantes de procesadores y chips Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, han informado a sus empleados que suspendieran el suministro de competentes a Huawei hasta nuevo aviso.

Cuatro más y las que faltan

DE esta manera, la cadena de producción de Huawei se verá afectada, lo cual se suma a las dificultades competitivas que enfrenta la compañía tras la inminente desaparición del soporte de los componentes y software por parte de Google.

Estas decisiones llegaron luego de que el miércoles pasado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump declarara emergencia nacional para prohibir que las compañías estadounidenses hicieran negocios con empresas que supuestamente intentan especial al país, listo en el que Huawei aparece como gran protagonista.

En un principio, la orden ejecutiva emitida al respecto no imponía restricciones de compra-venta de equipos o software, sino entregaba un plan de cinco meses para que el Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross indicara qué compañías deberían estar sujetas a dicha normativa por suponer un peligro para la seguridad nacional.

No obstante, posteriormente, el Departamento de Comercio incluyó a Huawei en la “lista negra” de personas y empresas vetadas para acceder a tecnología estadounidense.

En un comunicado, dicho departamento indicó: “La venta o transferencia de tecnología estadounidense a una compañía o personas de la lista requiere una licencia, y la licencia puede denegarse si la venta o transferencia perjudica la seguridad nacional de EU o sus intereses en política exterior”.

Con esto se espera que sean más las empresas que se sumen a la cancelación de negocios con Huawei.

Impacto para la marca

La decisión de estas cuatro marcas supondrán nuevos grandes retos para Huawei, si se considera la dependencia que su cadena de producción tiene con estas firmas.

Intel se ubica como el principal proveedor de procesadores para la marca china, al tiempo que Qualcomm abastece gran parte de los procesadores y módems con que funcionan muchos de sus smartphones.

En cuanto a Xilinx que vende chips programables y Broadcom que es un proveedor de chips de conmutación (componente clave para algunos tipos de redes), figuraban como socios importantes para los planes futuros de la compañía en cuestión.

Todo parece ser culpa del 5G

Más allá de limitar el crecimiento de Huawei en el terreno de los smartphones -mercado en donde la marca ya se ubica como el segundo fabricante más importante en términos de venta-, todo apunta que las acciones emprendidas por el gobierno de la Unión Americana tiene que ver con el desarrollo de la red 5G.

Desde hace varios meses, Estados Unidos lidera una campaña global que busca impedir que las compañías chinas como Huawei tengan en control de las redes 5G, las cuales permiten navegar por internet con mayor velocidad, lo que permitirá optimizar el desarrollo de tecnologías que prometen ser el futuro del comercio tales como los vehículos autónomos.