• En total, P&G donará más de medio millón de dólares al equipo de fútbol femenil de EEUU

  • También en 2016 las deportistas interpusieron una queja frente a otras instancias federales de empleo igualitario

  • Uno de los grandes problemas del pago equitativo proviene de los mismos bonos que paga la FIFA a los equipos

El equipo femenil de fútbol de los Estados Unidos (EEUU) sigue haciendo olas en los medios. Según el New York Times (NYTimes), la marca Procter & Gamble (P&G) publicó un anuncio de una página en su edición impresa del domingo. El también patrocinador del equipo urgió a la Federación nacional (USSF) a apoyar la lucha de las jugadoras para lograr pago igualitario.

A través del anuncio, Secret, la marca de P&G que patrocina al equipo de fútbol femenil, prometió donar 23 mil dólares para cada una de las 23 jugadoras de la agrupación. Esta acción busca cerrar la brecha de género entre las deportistas y sus contrapartes masculinas. Asimismo, la organización urgió a la USSF a “estar del lado correcto de la historia” y pactar un mayor salario para las mujeres.

Una oportunidad sin precedentes para las promotoras del fútbol

El conflicto entre el equipo de futbol femenil de EEUU y la USSF tiene un largo contexto detrás. En marzo, las jugadoras demandaron a la Federación por presunta discriminación de género. Y desde hace ya varios años, denuncian que sus contrapartes masculinas tengan acceso a mejores salarios y oportunidades a pesar de trabajar lo mismo.

Para varias marcas, fuera de Secret, ésta se ha convertido en una oportunidad para subirse a la tendencia y generar ruido entre la audiencia. Hace un par de semanas, Body Armor hizo un comercial con Megan Rapinoe. Nike, otro patrocinador oficial, emitió un contundente mensaje de apoyo cuando las deportistas ganaron la Copa del Mundo. Sin embargo, ésta es la primera vez que el mensaje de una compañía trasciende la simpatía y se traduce a un soporte claro y directo a la lucha de las jugadoras.

Más allá de hacer lo moral y éticamente correcto, esta acción está abriendo la puerta a una gran oportunidad de capitalización. El fútbol femenil tiene una derrama económica significativa. Apoyar la lucha de las deportistas significa obtener un poderoso impulso de marca. En especial si, como apuntó Rapinoe en una entrevista con NBC, las compañías activamente apoyan la causa y no solo emiten mensajes de apoyo.

Arrojar dinero al problema del equipo de fútbol femenil de EEUU probablemente no lo solucionará a largo plazo. Pero sí permite que las compañías que opten por este enfoque se beneficien con un positivo impulso a su marca. Y dada la creciente importancia económica de esta rama del deporte, es una inversión a largo plazo que más empresas y patrocinadores deberían considerar.

loading...