• Según Freedonia Group, el mercado global de minerales raros tendrá un valor de cuatro mil 500 millones de dólares en 2019

  • En esta clasificación entran 17 elementos, entre los que se cuentan Cerio, Escandio, Neodimio, Prometio, Tulio y Terbio

  • Ya anteriormente China ha usado a sus medios para enviar amenazas a sus rivales políticos antes de tomar acción

Desde hace días que los Estados Unidos (EEUU) y China están inmersos en el que parece el momento más intenso de su guerra comercial. La industria que se ha visto más afectada es la de tecnología, con Huawei en el mero centro de la tormenta. Por su puesto, el país asiático no está contento con las represalias del gobierno norteamericano. Y parece que está listo para hacer que la administración de Donald Trump se arrepienta de sus decisiones.

Varios periódicos de China, de acuerdo con Reuters, informaron este miércoles que el gobierno asiático podría estar preparado para limitar las exportaciones de minerales raros. El presidente Xi Jinping realizó múltiples visitas a plantas de tratamiento de estos recursos durante la semana pasado, lo que ha desencadenado las sospechas. Cabe destacar que la potencia con la que EEUU ha emprendido la guerra comercial también es su principal proveedora de dichos materiales.

Los medios asiáticos han publicado artículos donde plantean la exportación de minerales raros como una arma contra EEUU. Varios periódicos oficialistas incluso se han atrevido a mencionar que Trump “no debería subestimar el poder de China para contraatacar. Incluso hay piezas donde se dice explícitamente que “no se diga que no se les avisó”. Hasta el 80 por ciento de estos recursos que entran a la nación norteamericana vienen de su rival comercial.

China, ¿la perdedora de la guerra comercial?

Ya desde antes se había sopesado la probabilidad de que China limitara la exportación de estos metales raros. En su momento, se llamó a esta alternativa la “opción nuclear”. Esto es porque, de acuerdo con The Guardian, son un componente esencial para los sensores de los sistemas de misiles. De hecho son ampliamente utilizados en la industria militar, pues pueden ser utilizados para construir rayos infrarrojos de alto poder y motores de vehículos aéreos.

Pero el título de “la opción nuclear” le queda corto al efecto de la limitación de China a minerales raros. Muchos son usados en la industria de la salud, para tratamientos de cáncer, insumos quirúrgicos y dispositivos de monitoreo. También son extensamente empleados en teléfonos inteligentes, particularmente para la manufactura de cámaras. Y más importante aún, son esenciales para la producción de tecnologías verdes.

Conforme la guerra comercial con China escala, es menos claro a quién le afecta las decisiones de EEUU. Si bien el veto a Huawei ha hecho que su rendimiento a corto plazo se haya visto severamente afectado, la compañía parece tener varios planes B. A eso hay que sumarle que, a pesar de los ataques de Trump, su rival sigue delante en la carrera del 5G. Eso sin contar que la potencia asiática ahora es también líder en medio ambiente.

Si China veta los minerales raros, EEUU quedaría en desventaja. Claro, no es que esté sin opciones. Según Reuters, estos materiales también pueden exportarse de Australia o recolectados en California. Pero ambas acciones requerirían inversión adicional, o bien concretar un nuevo acuerdo comercial con una nación extranjera. Y para una administración que ha prometido doblegar a sus rivales, ninguna alternativa parece ser consistente con su mensaje original.