Cómo rediseñar el sitio web de tu marca sin perder clientes

Cómo rediseñar el sitio web de tu marca sin perder clientes
  • Incrementar la velocidad de carga de tu sitio puede prevenir la perdida de hasta un 7 por ciento de las conversiones.

  • ¿Sabes cómo y por qué deberías pedir retroalimentación a los visitantes de tu sitio?

  • Lee: Elementos que no deben faltar en tu sitio web.

¿Sabías que, según datos recolectados por la firma Infront Webworks, incrementar la velocidad de carga de tu sitio puede prevenir la perdida de hasta un 7 por ciento de las conversiones? Este es solo uno de tantos aspectos por los que puedes o debes considerar rediseñar el sitio web de tu marca. Los distintos detalles que presente un sitio web pueden influir en gran medida en los resultados que se logren obtener así que se debe pensar en algún momento en la implementación de ajustes.

Sin embargo, para que los cambios a implementar resulten en un impulso positivo, es necesario saber cómo llevar a cabo todo el proceso de rediseño, por ello a continuación compartimos algunas claves.

Tips para rediseñar el sitio web de tu marca

Según lo destaca Sed Balkhi, co fundador de plataformas como OptinMonster y WPBeginner, para rediseñar el sitio web de tu marca y no perder clientes, es necesario prestar atención a los siguientes 4 puntos al momento de implementar los ajustes:

  • Establece metas

Como punto de partida para poder rediseñar el sitio web de tu marca de forma adecuada está el establecimiento de metas. Si bien el tener un sitio web que luzca atractivo es importante, este no debe ser el motivo principal por el cual se tiene que hacer todo un nuevo sitio web, las cuestiones estéticas no se pueden considerar sumamente relevantes como otros puntos. Lo que debe guiar el rediseño del sitio de una marca son metas claras.

El establecer metas claras para el rediseño del sitio web de tu marca no solo hará que ajustarlo sea más fácil, también permitirá decirle a los clientes con mayor precisión qué es lo que se está cambiando. Así, mientras menos preocupados estén acerca de los cambios que experimentará el sitio web, más emocionados estarán con lo que venga para la plataforma.

Como algunos ejemplos de metas a las que se puede apuntar con el rediseño se tienen aspectos como hacer que el sitio se más fácil de navegar y que sea más fácil encontrar cosas entre los contenidos que alberga, mejorar la velocidad, la cual puede impactar en la mejora de la tasa de rebote, mejorar el SEO on-site, hacer que el sitio sea mobile-friendly para capturar a más audiencia que hace uso de estos dispositivos y dar un impulso a los shares sociales para que el sitio sea más atractivo para el público.

Para cerrar este primer punto, a la par de contar con metas, también es importante establecer una fecha límite de tiempo para rediseñar el sitio web de tu marca, así el trabajo podrá fluir mejor y será posible contar con una versión mejorada de la web.

  • Hazle saber a la gente que habrá un rediseño

Al rediseñar el sitio web de tu marca también será crucial que informes de esto a tus consumidores y visitantes. Tal como lo mencionamos en el punto anterior, es más recomendable generar emoción o expectativa con el rediseño del sitio que generar preocupación así que no dejes a las personas en la ignorancia cuando comiences a implementar ajustes.

Una forma fácil y efectiva de poner en marcha este punto es haciendo uso del email marketing, esta actividad, por ser una de las mejores formas de entrar en contacto con los consumidores, resulta adecuada para brindar información sobre el sitio a todas las personas, así que al rediseñar también debes enviar emails a tus suscriptores para hacerles saber todo acerca de los trabajos que se están realizando.

Además, una vez que esté listo el sitio también puede ser una buena idea aprovechar el email, para darle la bienvenida de vuelta a todas las personas, de esta forma quienes lleguen no estarán confundidos con todo lo que le pueda llegar a ocurrir al sitio web de tu marca pues conocerán las nuevas características y recomendaciones para navegar.

  • Consigue retroalimentación

Como punto número 3, al momento de rediseñar el sitio web de tu marca y cuando este quede finalizado, también vale la pena pedir retroalimentación a los consumidores y clientes. Recuerda que las opiniones de estas personas son importantes, ya que, después de todo, ellos serán quienes estarán haciendo uso del sitio web.

Para gestionar bien este proceso, considera crear un apartado online, o una forma que permita a las personas compartir sus ideas y recomendaciones para seguir mejorando tu sitio. Dentro de este apartado o forma, deberás colocar algunas preguntas clave que te permitirán obtener insights para que la retroalimentación sea realmente útil en el sitio. Las preguntas son las siguientes 5:

  1. ¿Cuál es tu característica favorita en nuestro sitio?
  2. ¿Cuál es la característica que menos te gusta de nuestro sitio?
  3. ¿Qué tan fácil es encontrar lo que buscas?
  4. ¿Qué característica faltante en nuestro sitio te gustaría ver?
  5. ¿Cómo podemos crear un sitio web que ayude mejor a resolver tus necesidades?

Las preguntas son de gran importancia pues así será fácil que las personas noten que las estás tomando encuentran cuenta para el proceso de rediseño del sitio web, y sin duda quedarán encantadas cuando vean que alguna de sus sugerencias está presente en el nuevo diseño del sitio web.

  • Haz pruebas para garantizar la calidad

Finalmente, tras rediseñar el sitio web de tu marca o empresa, es fundamental que pongas en marcha este punto, el realizar una evaluación o pruebas para garantizar la calidad.

Este es un punto que se debe completar de forma previa a lanzar la nueva versión del sitio al público, de otra forma te estarías arriesgando a fallos o errores que hayan quedado por ahí y es un hecho que no quieres lanzar un sitio web nuevo que no esté listo y funcionando adecuadamente. En un escenario así en lugar de resolverse, los problemas pueden incrementar.

Para completar esta recomendación es ideal que pongas a tu equipo a realizar pruebas con cada aspecto nuevo de tu sitio web recién diseñado. La idea es que lo evalúen desde la perspectiva del cliente, asegurándose de que funcione bien en distintos navegadores y en diversos equipos (contando también dispositivos móviles). Además, también lo deberán revisar para detectar, en caso de que existan, bugs pero desde una perspectiva de administradores y de SEO. Verificar que no haya fallos en ninguno de los puntos mencionados será vital para un lanzamiento exitoso.