Cómo no regalar tu trabajo y cotizarse mejor

¿Existe otra forma fácil de ganar clientes que no sea regalar tu trabajo? Siempre soy crítica con esos mercadólogos que se valen de cortesías para hacerse de clientes nuevos, una estrategia que cava un pozo muy hondo por ser difícil de sostener a la larga.

Por otro lado, cuando no se aclaran bien los alcances de los proyectos hay clientes que pueden asumir servicios no incluídos. Mucho tiempo he pensado que los límites se fijan al inicio de la relación de trabajo, sin embargo, en esta industria puede cambiar todo en un mes, razón por la cual en ocasiones, se requiere aclarar las entregas. Para lograr una buena negociación, te recomiendo tomar estos consejos.

Sin miedo a aclarar

Cuando estés en ese dulce momento de cerrar una negociación con un cliente nuevo, no te olvides de mostrar a qué te comprometes, de preferencia, leer con ellos los términos y condiciones, alcances, cantidades, tiempos de la entrega y demás especificaciones. No tengas miedo a tocar el tema, los clientes pueden sentirse defraudados cuando ellos esperan algo distinto a lo pactado.

Formaliza con un testigo

Documenta tus sesiones de trabajo grabando audios, al mismo tiempo que vas registrando en minutas cada tema que se toca. Envía correos para formalizar como testigo de la negociación. En caso de que tengas un staff, elige a una persona para ser el interlocutor de tu equipo, alguien que marque los límites, avisando con premura si el cliente está por llegar a su cuota de servicios o se está excediendo de lo pactado.

Diseña bien el proceso

El escenario ideal es contar con un proceso definido para el servicio que se ofrece, a veces en las agencias hay una persona que gestiona los proyectos, pero si eres un freelance, puedes generar una de Gantt para ilustrar los tiempos, compromisos así como mostrarle al cliente qué debe de entregar para que el trabajo se realice. Con eso evitas que el cliente asuma que tú harás todo como arte de magia para ayer.

Líbrate de favoritismos

Ser emprendedor en la industria del marketing tiene muchos retos, cuando por fin logras tener un staff consolidado, a veces los clientes pueden utilizar tu nombre como llave de acceso a beneficios, dando por sentadas entregas que pudieran haber hecho o alegando que tú autorizaste servicios adicionales. Una forma de evitar esta situación es empoderando a tu equipo a establecer acuerdos y límites sin tu intervención, con el objetivo de que sean ellos quienes tengan la autoridad de decir que No en caso de ser necesario.

Espero que estos consejos te ayuden a construir una relación sana con tus clientes, trata de evitar ser indispensable por decir siempre que Sí, más bien encuentra la manera de que tus clientes valoren tu servicio. ¡Hasta el próximo martes!

 

loading...