Cómo negociar con casas productoras

test script image

Por Abraham Geifman
@ageifman

Tengo en mi haber varias producciones de spots televisivos para diversas categorías de productos, y me atrevo a afirmar que las más grandes negociaciones se pueden lograr con las casas productoras, que guardan dentro de sus cotizaciones una gran cantidad de costos ocultos, de los cuales pretendo referir algunos.

En el 2001 recibí presupuesto para filmar 4 comerciales de TV para Coppertone, cuyos storyboards nos ubicaban en locaciones de playa. Lo insólito fue que al cotizar los 4 spots en playas mexicanas resultó por mucho más económico filmar en Punta del Este, Uruguay. Así que efectuamos el viaje a la nación de Diego Forlán y nos encontramos con una casa productora de Montevideo llamada Mojo Films, la cual hizo un excelente trabajo con tan solo un staff de 10 personas –sin incluir modelos–, más que suficiente para entregar el resultado.

Las producciones de spots publicitarios en nuestro país parecen en ocasiones grandes producciones de Hollywood. Por parte del cliente y de la agencia se presentan como 50 personas, se monta una gran carpa con alimentos, bebidas y botanas las 24 horas de día –o lo que dura la filmación–, y por qué no, un hospitality room montado sobre un tráiler para el cliente.

Ahora bien, lo anterior es fácil de recortar y de restringir si el presupuesto no es muy generoso, pero a continuación comparto algunos rubros donde las economías pueden ser buenas pero difíciles de encontrar:

1. El desglose

Normalmente las casas productoras evitan desglosar los costos de sus presupuestos para no ser cuestionados. Es importante solicitar los detalles, cuando las políticas de compras no lo exijan. Algunas empresas inclusive manejan estándares o formatos para que los productores llenen con detalle. De no existir tal, es importante solicitar el máximo nivel de detalle.

2. Pietaje de película

Las filmaciones requieren de una compra anticipada de carretes de película, que se calcula en función al número de escenas, la dificultad de lograrlas y a la velocidad de la filmación. Esta es una zona oscura para el cliente, en la que muchas producciones exceden el cobro de pietaje y no entregan cuenta alguna de lo consumido. Se sugiere presionar a la casa productora con la justificación adecuada del pietaje requerido, que no es barato.

3. El staff

Toda filmación necesita de un director, el visualizador y orquestador de todo proyecto. Dicho rol requiere a su cargo de uno o más productores. Sn embargo es importante revisar el número de asistentes de dirección, productores asociados y asistentes de productores que muchas veces se incluyen en las propuestas y de los cuales a veces no se entiende su rol especifico. Si alguien puede no estar en la producción no debe estar.

4. Modelos y regalías

Uno de los rubros más costosos, como en las películas, es el talento: locutores, modelos, jinglistas, etc. Muchas productoras recurren a talento extranjero que irónicamente cobra más barato y no exige regalías.

5. Comisión de casa productora y agencia de publicidad

No es secreto que se inflan algunos costos para reducir la dependencia en la comisión de agencia como fuente de utilidades para la casa productora. Si bien no es posible auditar cada mínimo detalle, es importante revisar con sentido común todo el desglose y sobretodo la comisión de la casa productora, que puede andar entre el 15 por ciento y el 18 por ciento. No olvidemos tampoco que la agencia de publicidad podría cobrar un porcentaje adicional por supervisar la filmación.

Si es así, sugiero asegurarse que la presencia de la agencia agregue valor y que no sea un simple entrenamiento para sus becarios y principiantes.

6. Post-producción

Un porcentaje importante del costo se consume en la fase de post-producción, donde por lo general se subcontratan empresas o estudios especializados para dicho fin. Aquí se sugiere efectuar un comparativo independiente con otras empresas del ramo para revisar precios. Muchas casa productoras tienen convenios con salas de post-producción, lo cual puede manipular un poco las propuestas. Si el cliente encuentra una opción más económica puede servir de presión.

7. Concesiones para los creativos

En aquella filmación de Uruguay me encontré con que la agencia había solicitado a la casa productora un spot adicional para someterlo a un certamen de creatividad, claro, pagado con mi presupuesto. Esto es más común de lo que pensamos. Se utilizan sobrantes de pieaje sobrante, tiempo de maquinas y otros rubros para producir una versión de la campaña que jamás saldrá al aire pero le atraerá nuevas cuentas a la agencia a partir de algún premio.

En resumen, hablamos aquí de proyectos costosos que deben sujetarse a escrutinio de un cliente con cada vez más restricciones para obtener más recursos y con necesidad de entregar retornos de inversión a sus directivos.