Cómo lograr una poderosa primera impresión de líder

“La primera impresión es la que cuenta” y la imagen que proyectamos hacia los demás no solo se conforma del cómo nos vemos, sino también de nuestro comportamiento y la confianza que generamos.

¿Sabías que cuando ves a alguien por primera vez, te toma menos de dos segundos generarte una buena o mala impresión? En milésimas de segundos tu cerebro evalúa su apariencia, comunicación y comportamiento.

De acuerdo con psicólogos de la Universidad de Harvard, el juicio de valor que se hace en una primera impresión tiene poco que ver con si eres una persona competente; en su lugar, de manera inconsciente, se busca saber si eres alguien confiable.

En palabras de la psicóloga Amy Cuddy, “desde una perspectiva evolutiva, es más crucial para nuestra supervivencia saber si una persona merece nuestra confianza”, por esta razón, la fiabilidad lo es todo.

Si las personas que te rodean generan una interpretación errónea de ti, tu reputación como líder se ve perjudicada, nadie desea trabajar con alguien que no genera seguridad. Como bien dice Dale Carnegie, escritor del libro Cómo ganar amigos e influir en las personas, “la gente olvidará lo que les dijiste, incluso lo que les hiciste. Pero nunca olvidarán cómo les hiciste sentir”.

Cuanto más seas consciente de los mensajes que mandas con tu vestimenta, comunicación y comportamiento, mayor control tendrás sobre tu proyección como líder. Por este motivo, a continuación te comparto estas recomendaciones para que tengas una poderosa primera impresión:

Preséntate con un buen volumen de voz, un saludo firme y no olvides hacer contacto visual.

Usa el poder de tu sonrisa, provocarás que la gente te perciba como alguien cercano y amigable.

Tu apariencia y comportamiento debe respaldar tu posición. Tu imagen debe proyectar liderazgo, experiencia y confianza.

Cuida los detalles tanto de tu vestimenta como de tu higiene personal. Si eres pulcro contigo los demás perciben que también lo eres en tu trabajo.

Mantén una actitud positiva y ten iniciativa. La persona que lidera es aquella que tiene mayor energía y proyecta seguridad.

Recuerda que nunca volverás a tener una segunda oportunidad para causar una buena impresión.