• Tokio, Nueva York y Paris se consideraron como las cuidades creativas más importantes en el mundo, según estimados de Adobe.

  • El papel de la creatividad sigue siendo definitivo para generar pautas, mediante las cuales se puede construir acciones revolucionarias.

  • “Llevar adelante la tecnología como caballo de batalla y detrás a la creatividad”, es para Carlos Tapia, regional creative lead de UM Studios, una oportunidad para el desarrollo de estrategias, que realmente impacten en el mercado.

Carlos Tapia, regional creative lead de UM Studios, explicó la importancia de la tecnología en el desarrollo de estrategias creativas y el impacto que tiene una buena administración de estos recursos.

“Hoy nos estamos parando frente a la tecnología y en un asombro que nos apantalla estamos dejando de poner las ideas sobre la tecnología, entonces generamos nuevos conceptos creativos tomando como eje rector a la tecnología y no a las ideas.

Creo que estamos pasando por un momento de la historia en que la tecnología nos asombra a tal punto, que estamos evitando conectando con sensibilidades humanas”, explica Tapia.

Merca2.0 – ¿Qué impide dejar de ver a la creatividad como una frivolidad, como una necesidad que da el eje a las estrategias de marketing?

Carlos Tapia – La verdad hoy la creatividad no podemos generalizarla sin embargo entiendo el punto que el ritmo acelerado impide que tengamos el tiempo de meditar y lograr tener pensamientos más retóricos y positivos dentro de la creatividad y no esto que solo se va en responder, responder, responder, sin esa metodología que nos permita concluir con un poco más de tiempo.

La tecnología nos apoya para medir variables del mercado, que nos permiten hacer predicciones más cercanas de lo que podría suceder y esto marca un territorio que se puede seguir. Sin embargo, con toda la información que nos da la tecnología, decidimos poner primero a la tecnología a atacar el problema y no a concluir un esquema sólido creativo que ayude a aguantar a la marca, ahí está la frivolidad porque prefieren lucir.