¿Cómo ayudar al cliente a perder el miedo a decir: ¡Va!, compro?

Ser cliente no es fácil, todos los somos y también tenemos nuestros temores a la hora de comprar por internet y como vendedores de un producto o servicio buscamos siempre que el cliente se decida por lo que ofrecemos, que diga: ¡Va!, lo compro.

¿A qué le tiene miedo el cliente? Miedo a dar su tarjeta de crédito por temor a ser víctima de un fraude o a que se compartan sus datos bancarios con alguien más, a darnos su e-mail para que no lo atiborremos de correos que no desea o a darnos su teléfono para que no le estemos llamando noche y día para venderle o simplemente miedo a que si nos necesita localizar no nos encuentre. Finalmente es el temor el que pude detener la compra.

Si no hay confianza jamás podremos vender. Nosotros los que vendemos somos quienes debemos generar esa confianza y lo podemos lograr con alta efectividad combinando dos factores cruciales para convencer:

1. El poder de la palabra
2. Utilizando facilitadores de compra

El poder de la palabra

Quien utiliza la técnica de copywriting tiene el poder de generar confianza y convencer usando un lenguaje empático y coloquial, de preferencia el del cliente. Con la redacción persuasiva se consigue comunicar con precisión y claridad el beneficio de tu producto o servicio, dar argumentos correctos para reforzar la motivación que tiene el cliente de comprar, ayudándole a que se decida por tu marca.

El copywriter conoce cómo estructurar un anuncio, qué escribir y cómo hacerlo persuasivamente y sabe redactar un call to action para que los clientes potenciales comprendan qué ganan al darle clic, confíen y lo hagan.

Los facilitadores de compra

– Para generar confianza, es muy recomendable que tu cliente vea en tu página web que puede pagarte por un medio reconocido como PayPal o uno bancario.

– Que en tu página estén muy visibles las políticas de privacidad y la de devoluciones o cancelación de la suscripción si lo desea, aun cuando deben ir por ley, el cliente las verá como otro punto para confiar.

– Algo muy positivo para tu marca es usar testimonios de clientes satisfechos en tu página, siempre con su autorización por escrito, claro está. Que tu cliente vea que otros han tenido una experiencia positiva con tu marca inspira confianza.

– Que vea diversas formas de contacto, ofrecer diversas maneras de localizarte aporta gran credibilidad. Sabrá que detrás de tu página hay una persona como él con nombre, apellido y un teléfono.

– Si tu empresa tiene algún reconocimiento, certificación o es miembro de una asociación de prestigio, muestra los documentos y logotipos en tu web, lo anterior también suprime el miedo y habla bien de tu negocio.

– Y por último, jamás escribas en tu página algo que no sea cierto o comprobable, es difícil ganar la confianza de los clientes, pero perderla, lo consigues en un segundo.

Recuerda, cuida a las palabras y ellas cuidarán de tu marca.

Agradezco el tiempo que te tomaste para leer, espero te sea de utilidad esta columna, es la idea.

Hasta el próximo miércoles.