Coca Cola ahora se vende con café y así la recibieron los consumidores

Coca Cola adquirió un valor de marca de 78 mil 140 millones de dólares en lo que va de 2017, esto de acuerdo con cifras de Millward Brown, Kantar Worldpanel y Bloomberg.

El mercado de bebidas cuenta con una gran trayectoria dentro de mercadotecnia, debido a la trascendencia que han encontrado en la vida del consumidor.

Las necesidades de los consumidores han determinado el éxito de determinadas marcas que han logrado posicionarse en su preferencia, debido a la trayectoria con que cuenta, la calidad de su producto y la necesidad que resuelven.

Las bebidas se encuentran en este segmento y han tenido que dividirse en distintas apuestas como las que buscan satisfacer necesidades deportivas, las que se interesan por atender el segmento de bebés/infantil o las que sirven como suplementos alimenticios.

El rango se ha extendido por la competencia y la necesidad del mercado por encontrar productos cada vez más específicos, de tal forma que respondan a las necesidades con que cuentan.

Lo anterior ha determinado experiencias, que han hecho que las marcas piensen productos que logren diversificar lo que ofrecen al mercado.

El último ejemplo de ello es la Coca Cola con café lanzada en países como Australia y Japón. La bebida se convierte en un claro ejemplo de cómo el mercado atiende las necesidades de los consumidores a partir de nuevas formas de experimentar sus productos.

Las reacciones a la bebida:

Este tipo de apuestas ya la hemos visto en otros segmentos como el de comida rápida, donde las marcas buscan ofrecer nuevas experiencias a los consumidores a través de los mismos productos, solo que adaptados.

Burger King lanzó una nueva hamburguesa que fue bautizada con el nombre de “Angriest Whopper” (“el Whopper más enfadado”), cuya característica principal es el color rojo del pan, por estar horneado con salsa picante.

La hamburguesa, combina crujientes tiras de cebolla picante rebozada, salsa picante, lechuga iceberg, queso fundido, jalapeños y tomates maduros, además de carne de vacuno 100% a la parrilla. Todo ello, metido en dos panes del color rojo intenso.