Claves para entender qué se vota el domingo en la Argentina

El domingo 11 de agosto los argentinos votan en las primarias presidenciales. Si bien las dos fuerzas mayoritarias presentan una única fórmula, las elecciones serán clave porque funcionarán a modo de encuesta a dos meses de la votación general de octubre.

Bigstock
  • Argentina elige este domingo en primarias a los candidatos que competirán en las presidenciales de octubre. Lo harán con un país en grave crisis.

  • Las fórmulas mayoritarias ya están definidas porque presentan una sola lista.

  • Macri busca la reelección y Cristina Fernández es candidata a vicepresidenta por la principal alianza opositora.

La Argentina está inmersa en una crisis económica grave. Comenzó con una fuerte devaluación del peso de más del 50% en seis meses durante el año pasado, que luego se transfirió a los precios, acelerando la inflación: en 2018 fue del 46,7% y ya superó el 22% en lo que va de 2019.

El Gobierno, para contener la estampida del tipo de cambio, subió la tasa de interés hasta el 60% anual (un caso único en el mundo), lo que profundizó la recesión porque “secó” de pesos el mercado interno y estancó la inversión.

En paralelo, el consumo no para de caer desde hace largos años y poco a poco crecen el desempleo (ya superó el 10%) y los índices de pobreza (+32%).

La industria funciona casi a la mitad de su capacidad y la fuga de capitales es récord, al igual que la cosecha del campo, que es lo único que ha ayudado a sostener a la economía de un tropiezo mayor.

En este contexto y para evitar un colapso, Mauricio Macri le pidió un préstamo stand by al Fondo Monetario Internacional por 57.000 millones de dólares, que comenzó a ser desembolsado el año pasado y finalizará en 2020. Hubiera sido imposible sin un solapado respaldo de Donald Trump y Angela Merkel para habilitar el crédito.

Con esto, creció la deuda externa hasta niveles que algunos analistas consideran inmanejable.

Es por todo esto que el domingo 11 de agosto las primarias (en Argentina se llaman Paso -Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias-) serán clave, ya que si bien la mayoría de los 14 partidos y alianzas que se postulan ya han decidido quiénes serán sus candidatos en las generales de octubre, se espera que los comicios funcionen a modo de gran encuesta para saber las preferencias de la gente.

Candidatos

Poco más de 34 millones de argentinos están habilitados para votar en una elección que las encuestas aseguran que está altamente polarizada. De un lado, el oficialismo reencarnado en una alianza llamada Juntos por el Cambio, que presenta al actual presidente Macri buscando su reelección y a Miguel Ángel Pichetto (un senador peronista) como aspirante a vicepresidente.

Del otro, Alberto Fernández, ex Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner en la década pasada, busca ser presidente por el Frente de Todos. Lo secunda la expresidenta, Cristina Fernández, como candidata a vice.

Las encuestas, muy cuestionadas porque ya se han equivocado en muchas oportunidades en el país en casos anteriores, hablan de una diferencia en favor de la oposición de entre 2 y 7 puntos porcentuales.

La distancia es clave porque una gran amplitud de votos para el Frente de Todos podría ser determinante luego, en las generales de octubre, cuando se elija formalmente al presidente, vice, senadores y diputados.

Se calcula que más de siete puntos podrían ser irremontables luego para el actual presidente.

Por el contrario, una elección pareja o con un diferencial de menos de dos puntos entre ambas fórmulas, sería festejado en el oficialismo, que quedaría mejor parado para las generales.

Mercados

Mientras tanto, los mercados miran cómo votarán los argentinos y, especialmente, esa brecha entre las principales fórmulas.

Una elección favorable a Macri, un presidente pro-mercado, sería celebrado por los precios de los activos, que podrían crecer. Por el contrario, si su rival, Alberto Fernández, toma una ventaja amplia, los mercados podrían verlo como algo negativo.

Fernández no es un hombre de izquierda ni mucho menos (la izquierda es muy minoritaria en la Argentina), pero apoya la idea de una economía más basada en el apoyo en la industria local, el control de las importaciones, rentas a las exportaciones (especialmente de productos primarios sin industrializar) y sistemas de subsidios para las clases trabajadoras.

“La opinión ampliamente aceptada es que los mercados tolerarán una desventaja de hasta el 5% para el presidente Macri”, le dijo a Bloomberg Siobhan Morden, jefe de estrategia de renta fija para América Latina de Amherst Pierpont Securities.

“Considerando esa diferencia como punto de partida para octubre, Macri podría sumar luego los 5-6 puntos de votantes indecisos”, según le dijo al mismo medio Ezequiel Zambaglione, jefe de estrategia de Balanz Capital Valores en Buenos Aires. Eso sólo será posible si “hay una dinámica positiva en el mercado de divisas y aumenta la confianza en el gobierno” en los dos meses que separan ambos comicios.

“Un déficit de más de 6-7 puntos porcentuales en favor de Fernández podría ser un obstáculo insuperable (para Macri), especialmente porque se generaría un entorno político altamente polarizado”, dicen los analistas de Goldman Sachs en un informe. “La probable reacción negativa del mercado en ese escenario complicaría la tarea del presidente”.