Claro y su proyecto Patagonia

Santiago, Chile.- Los habitantes de la Patagonia, en la Región de Magallanes,  zona austral de nuestro país, estaban ansiosos desde mayo pasado, fecha en la que se anunció que Claro Chile mejoraría considerablemente sus comunicaciones al instalar fibra óptica bajo tierra con el objeto de unir  a la región con el resto del país.

Hace un par de semanas, el proyecto fue oficializado por medio de un nuevo comercial de la empresa, protagonizado por Don Francisco, en el cual se anuncia la comunicación de más de 40.000 hogares en la región a través de 448 kilómetros de fibra óptica soterrada.

La publicidad sigue potenciando el concepto de “estar conectados es una buena señal” y celebra la llegada de la empresa a la región, permitiendo que sus habitantes accedan a los servicios de televisión, Internet, Telefonía fija y Móvil de alta velocidad.

El proyecto, que alcanzó una cifra de 20 millones de dólares y tomó más de un año en su implementación, no sólo está dirigido a particulares, sino también a entidades fiscales y privadas que podrán acceder a sus productos en óptimas condiciones de valor y calidad, según promete la empresa.

La idea de la Claro Chile surge a partir de su intensión de expandirse a lo largo del país y su realización no fue del todo fácil porque hubo que trabajar por tramos en sectores de muchos inconvenientes como la conexión realizada desde San Gregorio a la isla de Tierra del Fuego. Este trazado constó de treinta kilómetros de cruce submarino con protección especial por un tema de seguridad.

En cuanto a la publicidad, si bien la empresa ha optado por protagonizar sus comerciales con líderes de opinión y no es la primera vez que Don Francisco participa en alguno de ellos, en esta pieza publicitaria en especial, su presencia reviste suma importancia porque es, lejos, la imagen que representa no sólo la unión de los chilenos en torno a causas humanas, sino que también constituye un ejemplo de superación y éxito para gran parte de la población.

Ahora, todo el país espera que el proyecto realmente tenga “una buena señal”