• Reconocer los intereses de público en las experiencias de marca puede aumentar las ganancias hasta 12.9 por ciento

  • Las promociones no son solo 2×1 o regalar productos, también son crear experiencias para los consumidores

El entorno de publicidad y marketing está en constante evolución. Las tendencias de los últimos años ha transformado radicalmente la relación público-compañías. Ya no se basa exclusivamente en transacciones y compraventa de bienes o servicios. Las marcas se ven forzadas a desarrollar un nexo profundo con su público. Y una parte crucial de esta conexión es el diseño de experiencias que permitan a las empresas diferenciarse de la competencia.

César Agost, CEO de Ogilvy México & Miami, apunta que la diferenciación recae en cómo se aferran las compañías a las estrategias tradicionales. “Es apegarse a lo establecido, a lo que es correcto. Una marca que es 90 por ciento lo que ya existe, es parte del montón. Son compañías a quienes la gente ni siquiera las toma en cuenta”. Este mismo principio también aplica para el desarrollo de experiencias de marketing de las empresas para los consumidores.

Verónica Hernández, también CEO en Ogilvy México & Miami, señala que la historia de su compañía les ha permitido encontrar cinco puntos que permiten crear experiencias valiosas para los consumidores. Durante su presentación conjunta en el Congreso Nacional de Mercadotecnia, apuntó que la meta de estas estrategias es crear fans para las empresas. “No es fácil lograr que las personas estén pendientes y alertas de cómo responden las marcas”.

¿Cómo diseñar experiencias generen entusiasmo por la marca?

Agost apunta que el primer pilar es que las marcas deben ser relevantes en la cultura popular. El CEO apunta que, dado las características del entorno digital, un tweet o una publicación puede construir o destruir marcas. Apunta que, en un caso con Aeroméxico, se le recomendó desarrollar experiencias a partir de reconocer los intereses de su público. Como la marca abordó temas que resonaron con los jóvenes, reencontró su conexión con el sector millennial.

Por su parte, Hernández señaló que las marcas también deben atreverse a establecer una postura. La experta reconoce que puede haber reacciones negativas, según los temas que decidan abordar. Sin embargo, apunta que “mientras haya conversación alrededor de nuestra marca, es algo bueno”. En este sentido, reafirma que también es importante detectar las experiencias y eventos que están generando conversación en el mundo para colgarse de ellos.

Un tercer pilar es desarrollar ideas como soluciones de negocio. Agost menciona que entre más original es una idea, las experiencias serán más memorables y valiosas para la audiencia. En cuarto lugar, Hernández coloca la hiperpersonalización. Señala que el journey de los clientes debe ser lo más cercana posible a sus gustos y necesidades. De esta forma, así como la originalidad de las ideas, se pueden crear experiencias mucho más valiosas para el público.

Finalmente esta el punto de ser valientes. Hernández y Agost señalan que, entre más valiente es una marca, menos deben invertir en publicidad. Apuntan que las ideas creativas y atrevidas tienen una mayor probabilidad de generar reacciones en redes sociales y entre el ciclo de noticias. Esto a su vez permite que las marcas tengan un alcance orgánico más allá del que podrían lograr únicamente con una inversión publicitaria tradicional.