Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

La ciberocupación o cybersquatting llega a la Web3

La llamada Web3 se define como "como "una internet que es propiedad de los desarrolladores y los usuarios, coordinada con tókens".
  • La ciberocupación en la Web3 es ya una realidad y podría ser un problema para las marcas en aras de llegar a ese mercado.

  • Según el estudio NonFungible el valor de los NFTs incrementará hasta llegar a los 338,04 millones de dólares.

  • Datos de We Are Social hablan de que, hoy en día, hay cerca de cinco mil millones de personas conectadas a internet.

 

La ciberocupación o cybersquatting parece que ha llegado a lo que hoy conocemos como la Web3, el espacio donde habitan el metaverso, los NFTs y otras iniciativas más.

Internet es, sin duda, una de las principales herramientas de trabajo y de interacción con lo que nos rodea como sociedad. Hoy en día, por medio de la web, se puede hacer, prácticamente, todo: trabajar, ver televisión, pedir comida, escuchar música, platicar con amigos, entre muchas otras cosas.

Una vez que la pandemia se instala en la vida cotidiana de las personas, la necesidad de contar con un mejor servicio de internet se convirtió en sinónimo de sobrevivencia, puesto que, como sabemos, las escuelas, los trabajos y todas nuestras interacciones sociales tuvieron que trasladarse a la vida digital.

De acuerdo con el estudio Digital 2021, las personas pasan alrededor de seis horas y 54 minutos conectadas a internet y, por supuesto, a las redes sociales, por medio de dispositivos como una computadora, un smartphone o cualquier otro.

En ese sentido, lo que el informe revela es que, en la actualidad, existen cerca de cinco mil millones de usuarios de las redes sociales, siendo Facebook la plataforma líder con casi tres mil millones.

¿Qué es la Web3?

Por supuesto, este crecimiento se debe, en gran medida, a la llegada de la pandemia, periodo que, además, hizo todavía más visible conceptos como el “metaverso”, “NFTs”, o, en síntesis, la llamada Web3.

En palabras simples, un inversionista llamado Packy McCormick define a la Web3 como “una internet que es propiedad de los desarrolladores y los usuarios, coordinada con tókens”.

Cabe destacar que la Web3 busca llevar un paso más lejos de lo que actualmente permite el internet, yendo más allá de las redes sociales y su innegable crecimiento, así como del streaming y el comercio en línea, que son, hoy en día, las grandes tendencias de la Web 2.0, siendo ahora actividades y tecnología cómo la Web Semántica, la IA y el Deep Learning, o las criptomonedas, los NFT y el metaverso, los nuevos motores de la internet.

Ahora bien, la Web3 ha comenzado a sufrir de ciberocupación o cybersquatting, un hecho que ha sido un auténtico dolor de cabeza para las marcas, a tal grado de que, en 1999, se promulgaron dos leyes con el fin de frenar este tipo de prácticas: la Ley de Protección del Consumidor contra la Ciberocupación (ACPA) en Estados Unidos y la Política Uniforme de Resolución de Disputas de Nombres de Dominio (UDRP) de la ICANN.

La Web3 y el problema de la ciberocupación

Actualmente, en la Web3, debido a que los usuarios de criptomonedas no tienen la oportunidad de enviar o recibir activos digitales con el simple hecho de escribir el nombre de usuario o la dirección de correo electrónico de otro, resulta muy sencillo llevar a cabo el registro de un nombre ENS como jaldps.eth o PartyParrot.nft, el cual es capaz de redirigir a las personas o las transacciones a una dirección de cartera complicada.

Bajo este panorama, y tomando en cuenta el contexto de los años 90’s, los ocupantes ilegales en la Web3 también se encuentran registrando nombres de dominio .eth, los cuales contienen marcas comerciales famosas.

Por mencionar un ejemplo, en el sitio OpenSea, dominios como nike.eth y amazon.eth ya están a la venta para quien desee adquirirlos y que puedan pagar cifras de hasta siete dígitos.

De acuerdo con lo que se ha informado, dominios como Adele.eth se vendió por la cantidad de seis mil dólares y boy.eth se vendió por 65 mil dólares.

Queda claro que el futuro está en la Web3, sobre todo en un contexto en el que la digitalización sigue en auge, motivo por el que las marcas no pueden permitir quedarse sin dominio en dicho espacio.

 

 

Ahora lee:

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados