Luego de que a mediados de enero Chris Hemsworth, anunciará que no volverá a interpretar el simbólico personaje de Thor, el medio The Sunday Times publicó una entrevista en la que el actor anunció que se retirará temporalmente de la pantalla grande para pasar más tiempo con su familia.

De acuerdo con la publicación, los motivos que llevaron a uno de los representantes más importantes de la franquicia de Marvel a asumir este retiro temporal responden a cuestiones personales, entre los que destaca la necesidad de pasar más tiempo con su familia. Se espera que la desaparición de Hemsworth de las pantallas grandes se dé luego de un rodaje que tiene programado con Jeff Bridges durante el siguiente mes de marzo, sin fecha tentativa de regreso a los estudios de grabación.

Para Marvel, esto representa una pérdida importante si consideramos que gracias en buena medida a su actuación y buena aceptación que el actor a logrado generar en tres las audiencias, sólo la tercera entrega del héroe de Asgard, Thor: Ragnarok recuperó el costo de su producción incluso antes que se estrenara la cinta en Estados Unidos. Tuvo un presupuesto de 180 millones de dólares y con su proyección en otros países (antes de Estados Unidos) recaudó más de 164 millones. Sus ingresos de taquilla totales fueron superiores a los 802 millones, de acuerdo con datos de Box Office.

Los efectos de esta decisión no sólo tendrán repercusiones en el negocio de las producciones de superhéroes de Disney, sino que podrían representar un golpe considerable para Hollywood.

De acuerdo con un listado publicado por la revista Forbes, Chris Hemsworth se ubicó entre los diez actores y actrices más rentables para Hollywood durante 2017, con base en los números que sus recientes cintas generaron en ventas de taquilla.

Según los datos de este ranking, la celebridad australiana se ubicó en la octava posición de la lista al generar 845 millones de dólares en taquilla, número que lo pone por encima de John Boyega (815 millones)  y muy cerca de Chris Patt (864 millones).

Es por eso que la publicación antes citada, ubica al emblemático actor de Marvel entre los actores mejor pagados de Hollywood. Se estima que el contrato firmado con Marvel permitió que la fortuna del australiano crecerá 250 por ciento, mientras que su actuación Thor: Ragnarok le dejó ganancias por 31.5 millones de dólares.

Sin duda hablamos de uno de los actores que promete mucho para Hollywood en términos de empatía y negocio para la industria cinematográfica gracias a la relevancia que logró generar entre diferentes grupos de audiencia. Sólo queda esperar que su regreso se dé lo antes posible